Se multiplican las infecciones debidas a alimentos orgánicos

Un estudio del CDC alerta del aumento de toxiinfecciones alimentarias por el mayor consumo de productos de origen orgánico
alimentos organicos CDC

 

REDACCIÖN/AGENCIAS.-

Entre el consumidor medio está extendida la idea de que los productos orgánicos, esto es, los que se han obtenido sin el concurso de agentes químicos como pesticidas y plaguicidas, en el caso de vegetales, o sin antibióticos, en el caso de animales, son mucho más seguros y saludables que aquellos que proceden de cultivos convencionales o de las explotaciones ganaderas al uso. La ausencia de químicos, se argumenta, hace posibles unos cultivos de mayor calidad y carne menos expuesta a tóxicos.

En líneas generales podría decirse que es así, pero no por ello puede asegurarse categóricamente que se trate de productos exentos de riesgo, especialmente microbiológico. Así lo explican investigadores de los Centros para el Control de Enfermedades Infecciosas (CDC), de Estados Unidos, en un artículo recién publicado en la revista internacional Journal of Food Protection.

De acuerdo con los investigadores, que han centrado su estudio en el análisis de 18 brotes infecciosos relacionados con el consumo de comida orgánica desde 1992 hasta 2014 en varios estados norteamericanos, la incidencia  y gravedad de los mismos no puede considerarse alta, pero sí preocupante. Los brotes se han podido asociar a 772 casos de enfermedad infecciosa de los que 258 requirieron hospitalización. En los mismos se registraron tres fallecimientos.

Salmonella fue identificada como la causante del 44% de los brotes alimentarios, mientras que E. coli O157:H7 fue la responsable de otro 33%. Campylobacter, Clostridium botulinum y el virus de la Hepatitis A se repartieron el resto, según el estudio. 15 de los 18 brotes se asociaron con alimentos certificados oficialmente como orgánicos.

Con todo, el principal problema detectado es que al menos la mitad de los casos, un 56%, ocurrieron en un breve lapso de tiempo, entre 2010 y 2014. El motivo de ello probablemente sea tanto un mayor producción de alimentos orgánicos como su mayor consumo en los últimos años.

Falta de datos

Los responsables del estudio lamentan en el artículo publicado la escasez de datos relativos a toxiinfecciones alimentarias debidas a cultivos orgánicos o a granjas con ganado criado con el mismo tipo de técnicas. Probablemente, aseguran, muchos otros brotes han escapado del estudio debido a que el término “orgánico” atribuido formalmente a un alimento es reciente. En Estados Unidos no se aceptó técnicamente esta definición hasta el año 2.000, por lo que los investigadores tuvieron que rastrear literalmente las bases de datos hasta dar con un número de brotes estadísticamente significativo.

Por otro lado, el registro de brotes por toxiinfección alimentaria no se implantó en los CDC hasta 1973, por lo que a buen seguro, muchos han pasado a engrosar la lista general sin detenerse en advertir  las técnicas empleadas en la producción, conservación o transporte de los alimentos.

En este sentido, los investigadores advierten en el artículo publicado que los consumidores deben tomar las mismas precauciones tanto si se trata de un alimento orgánico como obtenido mediante procesos convencionales o industrializados.

En particular, los expertos recomiendan extremar la vigilancia en productos frescos o perecederos como la leche o los huevos o incluso frutas y verduras. Por definición, al estar exentos  de agentes químicos o de procesos industriales, la carga microbiana que pueden contener es mayor, y por tanto mayor es la posibilidad de contraer alguna infección alimentaria.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias