No es oro todo lo que reluce en la tele española

Más de la mitad de los spots televisivos sobre alimentos saludables para niños no se corresponde con el perfil nutricional anunciado
publicidad engañosa para niños

A.R. | REDACCIÓN

Si usted tiene hijos, lo más normal es que vele por su alimentación. En las estanterías de su supermercado actuará en consecuencia buscando aquellos productos que no solo le ofrezcan mayor seguridad sino también un mayor valor nutricional o lo que entienda como producto más saludable. Se leerá la etiqueta y se dejará guiar por la información que contiene en pos de una mayor calidad, mayor seguridad y mayor valor añadido.

Hasta aquí, bien, todo correcto. Hasta es probable que si entiende un poco del tema se deje llevar por las alegaciones nutricionales y de salud que las empresas pueden emplear legalmente para promocionar sus productos. Pero, ¿cómo saber si esas alegaciones se corresponden con la realidad?

Leyendo las etiquetas de cada producto hay poco margen para el engaño, aunque existe y es importante. Pero si se trata de anuncios en televisión la cosa cambia. Especialmente si es en la televisión española y los anuncios se refieren a alimentación infantil. Un estudio reciente elaborado por el Instituto de Salud Carlos III, el más importante de la sanidad pública española, revela que al menos la mitad de los anuncios emitidos sobre productos para niños en forma de “saludables” o “nutricionalmente ricos”, no lo son en absoluto. Al contrario, en muchos casos podrían calificarse como poco saludables.

Confusión interesada

“La presencia habitual de alegaciones nutricionales o de salud en los productos dirigidos a niños”, declaran los investigadores en una nota hecha pública recientemente, podría considerarse “engañosa”. La razón, prosiguen, es que el consumidor adquiere productos “presuntamente más saludables” de lo que en realidad consta en la etiqueta.

Los investigadores han cuantificado sus afirmaciones. El 53,3% de los alimentos destinados a población infantil publicitados a través de la televisión española en sus distintos canales emplea alegaciones nutricionales en su publicidad, mientras que un 26,6% usa alegaciones de salud. Según sus resultados, el 62,2% de los anuncios publicitarios se corresponde con “productos no saludables”.

El 49% de los anuncios publicitarios se corresponde con productos para los que se anuncia un alto contenido en vitaminas y minerales, cosa que no es cierta, mientras que un 38% pretende vender nutrientes,  productos “naturales” o bajos en grasa. En la mayor parte de los casos, cerca del 80%, se trata de productos altamente energéticos (hipercalóricos) y pobres en nutrientes. En estas condiciones, lamentan los investigadores, los consumidores compran productos poco saludables creyendo lo contrario, aspecto especialmente relevante por cuanto existe una sobreexposición a productos con unas pretendidas cualidades de salud.

Alegaciones con polémica

Más allá del mal uso que pueda hacerse de las alegaciones de salud o nutricionales en los alimentos, son muchos los colectivos que denuncian un vacío legal en la normativa europea que impide actuar correctamente. Las alegaciones vienen a ser algo así como las frases publicitarias que se admiten en las etiquetas de los productos. Por tanto, si se admite la expresión “sano” es porque el producto no contiene ningún elemento ni ingrediente que pueda poner en riesgo la salud del consumidor.

Pero si el ejemplo citado es vago y se presta a confusión, lo mismo ocurre con alegaciones reales que vienen a prometer de todo sin tener casi de nada.  Jugando con las palabras y las imágenes, no son pocas las campaña publicitarias que pretenden vender salud a partir de un contenido alto en minerales y vitaminas o libres de grasas cuando la realidad de la etiqueta indica lo contrario.

Lo mismo o más grave ocurre en algunos sectores en los que se ha denunciado que se publicite un contenido inexistente o en proporciones más altas de las realmente existentes. El último caso dado a conocer en este sentido ha sido en bebidas isotónicas para aficionados al deporte. No siempre el contenido indicado en la etiqueta en cuanto a sales minerales o electrolitos se corresponde con la realidad.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias