Más café en cápsulas

Las grandes marcas amplían el mercado de venta de café con las cápsulas en monodosis
café cápsula monodosis

Las grandes compañías productoras de café, así como también las empresas distribuidoras, han decidido ampliar su mercado. La gama de las cafeteras se ha incrementado de un tiempo a esta parte con la introducción de monodosis en cápsula con café de distintos grados de intensidad y diferentes sabores, siguiendo la estela de la compañía Nestlé con su Nespresso, en su día novedad mundial para los consumidores.

Las grandes distribuidoras, por su parte, también han entrado en esta dinámica presentando al consumidor monodosis bajo marca blanca. La novedad es que la gama que presentan es extraordinariamente amplia, incluyendo al descafeinado en su oferta.

La novedad en el sector no acaba aquí. Algunas empresas, por lo general de tamaño reducido, han empezado a introducir en el mercado nuevos productos basados en el formato monodosis que incorporan no solo café sino otros ingredientes. Este es el caso de infusiones en monodosis, además de mezclas de café con setas deshidratadas, leche en polvo o complementos alimenticios encapsulados.

Bebida medicinal

El consumo medio de café se sitúa en más de tres tazas por día

El consumo de café en el mundo data del año 800 d.c. en el Oriente Medio. A Europa llega en el siglo XVI como una bebida medicinal. Según cita la Federación Española del Café, su consumo en España se sitúa en 3.9 kg/año per cápita (términos de café verde), esto equivale a 24.140 millones de tazas año ó lo que es lo mismo, 599 tazas por habitante/año (1,64 cafés/día/por habitante).

Del volumen de café consumido el 58% corresponde al hogar mientras que el 42% a la hostelería, un sector que en los últimos cinco años ha perdido un 9,1% de cuota. El 63% de los españoles mayores de 15 años, es decir, unos 22 millones de personas, consumen al menos una taza de café al día. Sin embargo el consumo medio se sitúa en más de tres tazas por día, según conclusiones del estudio Hábitos de consumo de café en España.

Las principales ventajas que marcan los entusiastas de las cápsulas son la comodidad y calidad, así como la posibilidad de disfrutar de una taza de café sin preocuparte de la molienda, la limpieza de los restos de café molido y del café empapado. Por el contrario, los que no están de acuerdo con este formato aseguran que este sistema no permite realizar tus propias mezclas de café, además de pagar el café a un precio mucho más elevado. En el caso de utilizar cápsulas de aluminio se incrementa la cantidad de residuos, lamentan. Debido a este último motivo en Hamburgo se ha prohibido el uso de café en cápsulas en establecimientos de titularidad pública.

Mercado rampante

Es difícil disponer de datos fiables del mercado del café en cápsulas en España debido a la infinidad de formatos y de la poca transparencia de muchos fabricantes y distribuidores. Pero en lo que sí hay un acuerdo mayoritario es que el sector de la monodosis es un éxito. Se estima que un 35% de hogares disponen de algún equipo que funciona con café en cápsulas.

Diferentes estudios de mercado señalan que cada vez más se utiliza el sistema en cápsulas. Estos mismos estudios identifican un perfil de usuario: hombres y/o mujeres entre 28-50 años, de nivel económico medio-alto y que viven solos o en hogares con dos personas.

Los otros cafés

En la actualidad existen cientos de fabricantes de cápsulas genéricas, donde el denominador común es que tienen como actividad principal la torrefacción del café. Muchos de ellos fabrican bajo sus marcas ó bien con marcas blancas suministrando a las grandes cadenas de distribución alimentarias. Algunos de ellos se han atrevido a ir más allá de la propia fabricación de café de diferentes orígenes, fabricando cápsulas de café con leche en polvo, café con otros ingredientes como la Ganoderma, cápsulas que contienen te o infusiones y hasta se está utilizando la cápsula como dosis en complementos alimentarios, que en vez de ser una “pastilla” la dosis del producto se consume en forma de café.

El uso de productos encapsulados también ha llegado a la hostelería, la razón principal es poder disponer de una oferta más amplia de cafés de diferentes orígenes. Optan a este sistema establecimientos de baja rotación de café y de alta gama, debido al precio elevado. Las cápsulas permiten disponer de café de varios orígenes y mantenerlos frescos y en óptimas condiciones de conservación, esto se debe a que el café no está en contacto con el aire y se evita la oxidación ó envejecimiento confiriéndole un sabor rancio.

Comentarios

Pedro Ramos23-ago-16
Interesante artículo!!!
Cabría investigar también el impacto medioambiental del uso a gran escala de cápsulas monodosis, donde se mezclan componentes plástico o "papel de aluminio".
Vanessa Catalan 26-ago-16
Muchas gracias por el interés en mi artículo.
Agradezco la sugerencia y en breve escribiremos un artículo sobre este tema.

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias