Los alimentos procesados son percibidos como menos saludables

El aspecto físico de los alimentos procesados se asocia a un exceso de calorías y a una merma de cualidades naturales
percepción alimentos

Lo que dicta la intuición a veces se cumple a pies juntillas. Y lo que han hecho investigadores de la universidad de Portland y de Florida, ambas en Estados Unidos, no es más que verificar con datos lo que el consumidor medio piensa sobre los alimentos procesados: cuanta mayor demostración tecnológica se muestre en un producto, menor confianza le otorga quien lo consume con respecto a su salud. Además, la ingesta de calorías se considera a priori como mucho mayor cuanto más procesado sea el alimento. Lógicamente, señalan los investigadores, esta percepción negativa acabará influyendo en las tendencias de compra y de consumo.

La prueba del nueve de este estudio se ha basado en la percepción que tiene el consumidor al comparar distintas categorías de productos. Por lo general, los alimentos frescos o poco procesados se asocian a alimentos saludables. Es el caso de frutas o verduras vendidas a granel, por ejemplo, frente a las mismas empaquetadas. La percepción negativa aumenta a medida que los alimentos se someten a procesos mecánicos para su corte o su mezcla. Es lo que los investigadores llaman “efecto batidora”.

La percepción negativa o positiva también se deja notar en los elementos informativos del producto envasado como las etiquetas o imágenes representativas del producto que se estse les presupone, al menos robiocuidad y la seguridad los que han obtenido pueden ayudar de forma importante a los responsables á adquiriendo. A mayor manipulación de imágenes y textos, menor confianza.

Un ejemplo simple de lo que ocurre en una compra rápida en un supermercado sería la compra de una margarina. Si en su envase aparecen imágenes que denotan naturaleza, será percibida intuitivamente como menos calórica y por tanto más saludable. Este tipo de asociaciones, explican los investigadores, son extensibles a la mayor parte de productos envasados.

Los autores del estudio sostienen que resultados como los que han obtenido pueden ayudar de forma importante a los responsables de marketing de productos alimentarios. La inocuidad y la seguridad en términos de ausencia de tóxicos o microbiológicamente se les presupone, al menos en gran parte de Europa y, aunque menos, en Estados Unidos. Otra cosa es el impacto de su consumo sobre la salud y como competir con productos equivalentes e influir en la decisión de compra.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias