Limpio, claro, conectado e imperfecto

Los alimentos en 2020 serán seguros, claramente etiquetados y con un fuerte componente tecnológico, pero de apariencia imperfecta
limpio claro conectado

Redacción.- Si alguien trata de imaginar como serán los alimentos en 2020, igual tiene una sorpresa. A cuatro años vista, expertos de la industria alimentaria, consultores y reguladores reunidos en un estudio por la compañía Ingredion consideran que lo que hasta hace poco se entendía como un simple futurible va a ser una tendencia con visos de ser cada vez más real.

Los expertos consultados por la compañía multinacional dedicada a la elaboración de ingredientes, se muestran convencidos de que en un futuro próximo los alimentos tenderán a ser cada vez más seguros, dada la creciente implicación de las autoridades sanitarias y reguladoras en el control de productos destinados a consumo, y que esta seguridad, junto con un aumento de la publicidad de propiedades saludables, se verá plasmada en un etiquetado cada vez más “simple y claro”.

Hasta aquí lo obvio. El informe detalla otras dos características hasta la fecha poco consideradas. La irrupción de la generación “millennial” como sector importante de consumidores con preferencias diferenciadas marca una mayor apetencia por los productos naturales; del mismo modo, a esta generación parece importarles muchísimo menos una “apariencia perfecta” de los productos alimenticios. “Les importa poco que un producto sea una copia exacta, que sean uniformemente perfectos” en cuanto a formas y tamaños, resume el informe.

Esta última tendencia tiene implicaciones importantes. Por un lado, señalan los expertos consultados, podría dar a los productos un “toque casero” más acorde con los que se espera de un alimento natural. Por el otro, una importante reducción de residuos al no someterse a la necesidad de productos estándar y uniformes.

En este contexto, los productos que parece que van a tener una mayor aceptación son los congelados, los refrigerados y un amplio abanico de “productos tecnológicos” entre los que se encuentran platos precocinados, preparados o deshidratados.

Todos ellos, sigue el informe, acompañados  de una variada “riqueza sensorial” en la que los aromas “van a reforzar” las propiedades organolépticas de productos y preparados.

Internet y las nuevas tecnologías de la información favorecerán, por otra parte, el acceso a una información mucho más detallada del producto que se va a adquirir, aseguran los expertos. Un simple escaneo de la etiqueta con un teléfono móvil, por ejemplo, va a hacer posible acceder a información nutricional, sobre ingredientes o consejos de elaboración, liberando de este modo el volumen de contenido de la etiqueta.  Un primer paso en esta dirección, sostiene el informe, se está viendo en la compra on-line, que crecerá de forma clara en los próximos años.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias