Lactoferrina para recién nacidos

La adición de esta proteína de origen natural en lactantes reduce el riesgo de infecciones hospitalarias en un 50%
lactoferrina

Un nuevo estudio publicado en la revista The Journal of Pediatrics, da por buena, por enésima vez, que la lactancia materna resulta el arma más eficaz en la prevención de infecciones en recién nacidos. En particular, investigadores de la Escuela Universitaria de Medicina de Missouri, han evidenciado que la suplementación de la leche materna con lactoferrina, una proteína multifuncional que se encuentra de forma natural en el organismo, contribuye a reducir de forma drástica el riesgo de infecciones adquiridas en centros hospitalarios.

El problema es que no siempre la madre produce suficiente cantidad de lactoferrina o con la suficiente calidad. Por este motivo, las fórmulas infantiles suelen incorporar esta proteína en su composición.

Hasta la fecha,  la adición de lactoferrina en las fórmulas infantiles presentaba ciertas dudas. Aunque es conocido que es beneficiosa para el recién nacido, faltaban, y siguen faltando, según los investigadores de Missouri, estudios de mayor alcance para determinar las dosis adecuadas y sobre todo para certificar su seguridad. En estado natural, la proteína puede encontrarse en distintos fluidos corporales como la saliva, las lágrimas o la leche materna.

La mayor parte de fórmulas infantiles disponibles en el mercado están suplementadas con lactoferrina por su capacidad para unirse a moléculas de hierro. La unión aumenta el nivel de protección de los recién nacidos contra infecciones microbianas que precisan de hierro para progresar. Entre ellas se encuentran algunas de las infecciones características de las salas de vigilancia intensiva de neonatos.

Los esfuerzos de distintos equipos de investigación en el mundo se centran en la actualidad en tratar de reducir las dosis de lactoferrina en las fórmulas infantiles. La reducción, sin embargo, suele venir acompañada de una pérdida de eficacia, por lo que se están ensayando formulaciones que no solo sean efectivas sino también seguras. El equipo de Missouri podría haber dado en el clavo al haber encontrado una dosis que no genera toxicidad y contribuye a reducir un 50% e riesgo de infecciones graves. La ampliación de este mismo estudio permitirá dilucidar en el futuro si la estrategia es adecuada, han señalado en un comunicado.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias