La obesidad reduce neurotransmisores clave para la motivación

La falta de dopamina en obesos se relaciona con un mayor sedentarismo y menor motivación con respecto al ejercicio físico
ratons obesos

Es conocido que las personas con sobrepeso o que padecen obesidad tienen tendencia a desarrollar un estilo de vida sedentario. Y siempre se ha creído que ambos factores están tan correlacionados que uno suele ser consecuencia de otro, es decir, que la vida sedentaria aumenta las posibilidades de sobrepeso y a la inversa. Pero la falta de motivación para el ejercicio físico, por más moderado que sea, no es exclusivo de personas con kilos de más. A muchos en la situación contraria les ocurre exactamente lo mismo.

Un estudio llevado a cabo en ratones y publicado recientemente en la revista Cell Metabolism, ha revelado ahora que la falta de motivación para la actividad física tiene mucho que ver con la falta de sensibilidad a la dopamina en neuronas situadas en el centro de recompensa del cerebro de los animales. Esta alteración de la sensibilidad se detecta especialmente en animales a los que se ha inducido un sobrepeso. La reducción de dopamina en animales delgados induce, en el estudio, mucha menor actividad física, pero ésta no se traduce en ganancia de peso.

Al tratarse de modelos animales, los resultados no pueden extrapolarse directamente a humanos. Sin embargo, resultan un indicativo claro de por qué a las personas obesas les cuesta tanto desarrollar una actividad física regular. Queda por ver, admiten los autores del estudio, si existe una relación directa entre pérdida de sensibilidad a la dopamina y obesidad y cuales son sus mecanismos bioquímicos.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias