La lactancia materna podría prolongar la esperanza de vida

Un estudio muestra que los telómeros de los niños alimentados con leche materna son más largos, fenómeno asociado a una mayor longevidad
leche materna telómeros

Una investigación publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition revela que aquellos niños que están en edad pre-escolar y que han sido alimentados regularmente a partir de lactancia materna presentan una mayor longitud de los telómeros  que niños alimentados con complementos o alimentación convencional. De confirmarse este extremo, se añadiría otro probable beneficio a la lactancia materna, además de los ya comprobadas respecto a una mejor respuesta del sistema inmunológico, menor tendencia a la obesidad y mejores resultados en los coeficientes de inteligencia. Estos niños, al menos sobre el papel, vivirían más años.

Los telómeros, estructuras celulares situadas en los extremos de los cromosomas, juegan un papel relevante en la prevención del daños genético. Su longitud se asocia a una mayor expectativa de vida, motivo por que muchas de las investigaciones sobre envejecimiento tratan de verificar hasta que punto conservar los telómeros puede prolongar la vida.

El estudio, sin embargo, en absoluto sugiere una relación causa-efecto, es decir, no por tomar pecho van a tener los telómeros más largos, han precisado los autores de la investigación. En su opinión, lo que ocurre es que aquellos niños que ya están dotados de esta mayor longitud toleran mucho mejor la lactancia materna, de modo que podrían beneficiarse de otros factores, como los relativos a la prevención de la obesidad y de enfermedades infecciosas en general.

Lo que sí parece evidente, por otra parte, es que los beneficios de la práctica de amamantar al bebé guarda una estrecha vinculación con el nivel socioeconómico de la madre. Distintos estudios han mostrado que niños expuestos a situaciones adversas, traumáticas o altamente estresantes generan unas condiciones bioquímicas negativas en las que abundan la liberación de radicales libres, hormonas asociadas al estrés y a mecanismos inflamatorios. Es decir, una maternidad sosegada protege al bebé mucho más que si es negligente o sometida a condiciones violentas o de estrés psicológico.

 

 

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias