La agricultura y la ganadería multiplican la cantidad de metano en la atmósfera

África, Latinoamérica y el Sur de Asia, y en general las zonas tripicales, concentran las zonas de mayor emisión de metano, gas de efecto invernadero
metano
Sistema de recogida de metano expelido por una vaca

O antes no se había considerado con la suficiente atención o la emisión de metano de origen antrópico (generado por actividades humanas) a la atmósfera se ha disparado en los últimos años. Y los límites que ha alcanzado superan ya con creces la capacidad natural de reposición de este gas de efecto invernadero cuyo potencial para provocar efectos de cambio climático son mucho mayores que las del dióxido de carbono (CO2) o que los óxidos de nitrógeno, los tres principales gases que contribuyen que contribuyen al calentamiento global. El metano (CH4) atrapa 28 veces más calor que el CO2, por lo que el aumento de su concentración puede ser devastador, según el Balance Mundial del Metano 2016, recién publicado.

De acuerdo con el informe, en la última década y tras años de estabilización, el metano ha crecido a un ritmo tan acelerado que en 2015 la concentración registrada multiplicaba por 20 la de 2006. Y por lo que parece, el aumento se debe sobre todo a actividades humanas relacionadas con la agricultura y la ganadería.

El trabajo, en el que han participado 90 investigadores de 50 instituciones repartidas por todo el planeta, destaca el enorme peso de los 2.500 millones de cabezas de ganado en la emisión de metano, además de los arrozales y el estiércol que se esparce por las tierras de cultivo. La gestión de basura y aguas residuales, así como la de combustibles fósiles, completan el mapa de emisiones de metano a la atmósfera.

La mayor concentración de emisiones se sitúa alrededor del trópico, lo que sitúa a África, América del Sur y el Sur de Asia como las zonas de mayor producción. Dicho de otro modo, si los principales países emisores de CO2 pertenecen al ámbito de los países desarrollados, en el caso del metano es justamente a la inversa, de modo que son los países en desarrollo o con mayores índices de pobreza los principales contaminantes.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias