Identificado el primer biomarcador de la intolerancia al trigo

Un estudio revela por vez primera las causas de la intolerancia al trigo y cereales relacionados en pacientes no celíacos
hipersensibilidad trigo

La intolerancia al trigo y a otros cereales como el centeno y la cebada suele atribuirse a los efectos potencialmente tóxicos del gluten en personas sensibles a esta proteína. Es lo que se conoce comúnmente como celiaquía. Sin embargo, la intolerancia a este amplio grupo de cereales no siempre es debida al gluten, pero  se desconocían tanto qué moléculas estaban implicadas como su mecanismo de acción.

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Columbia, en Nueva York, publicado recientemente, parece haber dado con la respuesta. En enfermos no celíacos afectados de hipersensibilidad al trigo, relatan los investigadores, se han detectado niveles anormalmente altos de la proteína CD14 y de lipopolisacáridos (LPS) en sangre. En los estudios, estas personas presentaban altos niveles de anticuerpos contra LPS  de origen bacteriano, así como contra la flagelina, una proteína asociada igualmente a bacterias.

En opinión de los investigadores, se trataría de una respuesta del sistema inmunológico ante la presencia de estas moléculas, las cuales pueden desencadenar daño entre moderado y severo en el tubo digestivo. La proteína FABP2, también anormalmente elevada en sangre, se apunta como un marcador de referencia para estos casos. Los responsables del estudio están desarrollando en la actualidad un sistema  que permita identificar esta proteína en un simple análisis de sangre.

La identificación de esta proteína, así como la posibilidad de detectarla con facilidad, “abre puertas” para que tanto desde la clínica como desde la industria alimentaria puedan desarrollarse estrategias alimentarias que vayan más allá de las estrictas dietas a las que deben someterse los pacientes afectados. Del mismo modo que se han desarrollado productos y tratamientos para celíacos a partir de cereales alternativos, puede hacerse lo mismo para los no celíacos con hipersensibilidad. Bastaría con comprobar la presencia de esta proteína en sangre para plantear alternativas a un grupo cada vez mayor de personas afectadas.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias