Estados Unidos lanza al mercado la primera manzana transgénica

La nueva manzana bloquea por ingeniería genética el gen que desencadena el cambio de color una vez pelada
manzána transgénica
La manzana transgénica retrasa hasta ocho horas su cambio de color en contacto con el aire

A.R. |REDACCIÓN

Será en febrero y sólo unos pocos establecimientos seleccionados del medio oeste norteamericano van a tener acceso a ellas. Pero ya puede decirse que las primeras manzanas transgénicas están listas para su venta al consumo. La fruta ha sido modificada genéticamente para bloquear la acción del enzima que desencadena una reacción bioquímica que todo el mundo ha observado alguna vez: cuando pelamos o cortamos una manzana, al poco tiempo cambia de color.

Habrán pasado dos años desde que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos diera luz verde a la primera manzana transgénica y prácticamente el mismo tiempo desde que la todopoderosa Food and Drug Administration (FDA) declarase segura para su consumo a la fruta modificada genéticamente. Ahora, la compañía responsable de su comercialización, ha anunciado que la variedad se venderá en 10 establecimientos de la Columbia británica durante un par de meses para testar la aceptación del público. El formato elegido es el de manzana pelada y cortada en láminas y empaquetada para su venta como producto fresco.

De acuerdo con una nota difundida por la compañía Arctic Apples, vinculada a la canadiense Okanagan Specialty Fruits, la nueva variedad de manzana “huye de los tópicos” que hasta la fecha han causado rechazo entre los consumidores por el gen modificado y “el uso comercial” que se ha hecho de ello. Su modificación “l único que pretende” es mantener el máximo tiempo posible el color y la textura original de la fruta una vez cortada y empaquetada. Según su propia publicidad, estas condiciones se mantienen unas ocho horas de media, lo que da tiempo a su manipulación y a su puesta a punto para ser comercializada antes de que cambie de color.

“No tiene nada que ver con Monsanto ni con el uso de pesticidas”, defienden desde la compañía. En teoría, las manzana, de la variedad Golden, siguen un proceso de cultivo y recolección en el que se minimizan los agroquímicos, de modo que se mantiene el “máximo respeto” por el medio ambiente.

Queda por ver, ahora, qué tratamiento le dará el consumidor al nuevo producto. Estados Unidos, mucho más permisivo que Europa en cuanto a la producción y comercialización de vegetales transgénicos, tiene también una parte significativa de opinión pública claramente contraria. Algunas encuestas elevan a los detractores de estas prácticas hasta cerca del 40% del público potencial. Y entre los agricultores estadounidenses, muchos han mostrado su oposición.

Sea como fuere, la ley, opinan muchos expertos, la acabarán dictando los consumidores y no los agricultores. Si dan su aprobación, como así pretende la compañía biotecnológica que impulsa la manzana transgénica, otras variedades están en lista de espera para ser comercializadas en tiempos venideros. La más avanzada en esta línea, una variedad de patata que, de igual modo que la manza, retrasa su cambio de color una vez cortada.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias