Establecimientos de restauración que no cumplen

La inspección sanitaria de Barcelona detecta 131 bares y restaurantes con deficiencias graves en los últimos dos años

El 7% de los establecimientos de restauración de la ciudad de Barcelona no cumplen adecuadamente con los requisitos sanitarios a los que estarían obligados. Así se desprende de una petición de información efectuada por el diario el País mediante la Ley de Transparencia de Cataluña por la que se han hecho públicos los resultados por vez primera.

De acuerdo con la información publicada por el citado rotativo, en los dos últimos años se han detectado deficiencias graves desanidad en 131 restaurantes y bares de la ciudad, aproximadamente, el 7% de los inspeccionados.  El problema más común, recoge El País tiene relación con el mantenimiento de los equipamientos y la estructura de los establecimientos, seguido por problemas de falta de higiene (deficiencias en la limpieza), errores en el procesado y manipulación de alimentos y falta de planes de control de plagas y de desinfección.

Falta de agua potable, cámaras frigoríficas sucias, almacenar productos de nevera fuera de ella, comida en mal estado y falta de planes de control de plagas y de limpieza y desinfección. Estos son solo algunos ejemplos de lo que puede constituir una deficiencia grave en las inspecciones de sanidad de bares y restaurantes.

En el último periodo considerado, la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha controlado 1.875 restaurantes y bares en este tiempo, aunque esta cifra no deja de aumentar. Según la Agencia, en 2015 se inspeccionaron 1.040, y el objetivo es hacer más de 1.000 cada año.

Fuentes de la ASPB, según cita El País, explican que, aunque se intentan homogeneizar protocolos, es el propio inspector quien aplica su criterio técnico basado en el riesgo sanitario. Así, explican que, aunque no hay un criterio estricto de lo que se considera leve y grave y es muy importante el contexto, se suele denominar leve “si hay una baja probabilidad de que provoque daños en el consumidor y grave si ésta es alta”.

Una deficiencia común es la limpieza, seguida del procesado y manipulación. “Sería grave guardar sistemáticamente productos que deberían ir en la nevera fuera de ella y también pelar patatas y cortar carne en el mismo sitio, porque puedes provocar una contaminación cruzada”, explican desde la ASPB para ejemplificar qué significa un problema mayor de este tipo.

Los productos en mal estado o con problemas para comprobar su origen también representan un problema frecuente y son los principales motivos por los que los inspectores deciden que se debe destruir el producto de forma segura.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias