España y Francia se libran ‘de momento’ de los huevos contaminados

El Ministerio de Sanidad confirma que no se han detectado huevos contaminados por fipronil, el insecticida que ha causado la última alerta alimentaria europea

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad español ha confirmado que no se han detectado “por el momento” partidas de huevos contaminados por fipronil, un insecticida utilizado contra pulgas y piojos en animales expresamente excluidos de la cadena alimentaria, y que se habría empleado presuntamente de forma fraudulenta en distintas granjas avícolas holandesas.

Fuentes del Ministerio han asegurado que ha sido la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) la que ha confirmado la ausencia de huevos contaminados en el país. Francia, a través de su propia agencia de seguridad alimentaria, ha confirmado que tampoco en el país galo  ha habido afectación alguna.  Por el momento, Holanda, Alemania y Bélgica son los países afectados. Sus respectivos gobiernos han instado a la destrucción de las partidas contaminadas.

Ácaro rojo

Según las primeras pesquisas judiciales que han trascendido públicamente, el origen de la contaminación tiene que ver con la empresa holandesa Chickfriend, especializada en un tratamiento contra el ácaro rojo de las gallinas, también conocido como piojillo del gallinero. Este insecto puede transmitir enfermedades a las aves además de causarles anemia e irritación, con reducción de la producción de huevos. El ácaro rojo se esconde durante el día en nidos, grietas y huecos ya que se alimentan de las aves de noche, pudiendo pasar inadvertidos para el granjero. La empresa empleó presuntamente un producto que contiene fipronil.

El tratamiento habría afectado, según las investigaciones, a 147 granjas avícolas holandesas que han sido clausuradas como medida preventiva. En todas ellas se ha detectado el insecticida en mayor o menor concentración. La orden de clausura se dio para proceder a su “completa desinfestación”, según las autoridades holandesas, que han señalado la próxima reapertura de las mismas. Las mismas fuentes han informado que las partidas de los huevos contaminados, marcados con la etiqueta X-NL-40155XX, se han vendido en Holanda, y en partidas enviadas a Alemania y a Bélgica.  

La investigación ha revelado también que el producto contaminado se había distribuido a criaderos en Alemania, donde las estimaciones sobre el número de huevos contaminados no dejan de aumentar. Las últimas conocidas elevan la contaminación a más de diez millones afectados.

Según los datos del Centro Internacional de Comercio (ITC por sus siglas en inglés), España importó en 2016 algo más de 4.500 toneladas de huevos desde Holanda; en esa cantidad, se incluyen todos los huevos de ave con o sin cáscara, yemas de huevo, frescos, secos, conservados, cocidos en agua o vapor.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias