El efecto cardioprotector del ajo negro envejecido

El ajo negro, cuyo consumo se está extendiendo, es rico en polifenoles, ácido linolénico y compuestos con capacidad antioxidante

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han liderado una investigación sobre las propiedades cardioprotectoras del ajo negro envejecido. Los resultados, publicados en la revista Journal of Functional Foods, demuestran que este nuevo alimento funcional puede atenuar la disminución de la contractilidad cardíaca tras un infarto de miocardio en ratas.

Este es un tipo de ajo muy utilizado como condimento en la cocina asiática, cuyo uso se ha extendido en los últimos años por América del Norte y Europa. Se obtiene a partir del ajo común mediante un proceso de envejecimiento acelerado controlando parámetros de temperatura y humedad.

A diferencia del ajo convencional, el producto resultante contiene un mayor contenido en polifenoles, ácidos grasos poliinsaturados como el ácido linolénico, y compuestos azufrados, especialmente S-alil-cisteína SAC, lo que le confiere una mayor capacidad antioxidante.

Los resultados del estudio mostraron que el extracto de ajo negro tiene un potente efecto vasodilatador de las arterias coronarias, y que la administración de este extracto antes y después de un proceso isquémico (infarto) previene la disminución de la contractilidad cardíaca inducida por el mismo. El efecto sobre la contractilidad cardíaca resultó ser dosis dependiente. Del mismo modo, los científicos han evidenciado que el extracto de ajo negro induce vasodilatación a dosis altas, así como también la expresión de algunos marcadores antiinflamatorios y antioxidantes.

El ajo (Allium sativum L.) tiene una larga historia como alimento que contribuye a prevenir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estudios relativamente recientes han revelado sus propiedades antitrombóticas y antihipertensivas debidas, en parte, al principio activo S-alil-cisteína (SAC), que reduce el estrés oxidativo e inflamatorio y potencia la liberación de sustancias vasodilatadoras como el óxido nítrico (NO) y el sulfuro de hidrógeno (H2S). Ambas sustancias son producidas por las células del endotelio vascular y cumplen una función importante en la regulación del tono vascular.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias