El ciclo circadiano controla la sed

Científicos australianos determinan como el reloj biológico que controla el sueño regula también la sensación de sed
sed y eloj circadiano

Justo antes de acostarnos, muchos tenemos la necesidad de tomar un vaso de agua o de leche o, en el fondo, de cualquier cosa líquida que no nos resulte estimulante sino justo lo contrario. Por extraño que nos parezca, muchos mamíferos hacen exactamente igual poco antes de dormir. Y lo que parece un ritual que interpretamos como una ayuda para conciliar el sueño, tiene una razón física de ser. En realidad, bioquímica.

Al parecer, según desvelan investigadores de la Universidad de Calgary, en Canada, en la revista Nature, todo tiene que ver con el ciclo circadiano, el mismo que regula los periodos de sueño y vigilia en mamíferos. Lo que ocurre, según su estudio, es que el reloj circadiano activa distintos grupos de neuronas para que segreguen vasopresina, un neurotransmisor que activa el centro cerebral desde donde se controla la sensación de sed. El hallazgo de los investigadores canadienses supone la primera descripción mecánica acerca de cómo este reloj condiciona la conducta de los mamíferos. Por tanto, de nosotros mismos.

Los resultados de la investigación son la primera evidencia científica que explica como el reloj circadiano se comunica con el resto del cerebro y con el cuerpo entero, de modo que regula fisiología y conducta, algo que ya se sabía, pero se desconocía como funcionaba.

Es conocido, por ejemplo, que dormir, comer, la temperatura corporal, orinar, beber y un larguísimo etcétera de “necesidades fisiológicas”, influyen en nuestro comportamiento e incluso en nuestro estado psicológico. Se sabe, además, que muchas de estas funciones están reguladas por el reloj biológico que se esconde en nuestro cerebro. En concreto, entre las miles de neuronas que conforman el núcleo supraquiasmático y el hipotálamo. Por fin, se sabe también que esta necesidad de beber tiene relación con el equilibrio homeostático, es decir, con el equilibrio de líquidos del organismo.

Se bebe, en el fondo, para evitar la deshidratación del cuerpo. Por esa misma razón los riñones aminoran su actividad y cesa el deseo de orinar. Ahora se sabe que es el reloj biológico el que activa este proceso, junto con otros de carácter fisiológico. Y que eso ocurre justo antes de irnos a la cama y conciliar el sueño gracias a que la pituitaria segrega vasopresina para detener la actividad de los riñones y para activar la sensación de sed.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias