Dos hongos causan que se sequen las ramas del olivar del sur de España

Los hongos identificados infectan los olivos a través de las heridas que se producen durante la recolección

Las aceitunas Gordal que se cultivan en el sur de España están consideradas entre las mejores variedades de mesa que se producen no solo en España sino también a nivel internacional. Su productividad, de la que dependen no pocos agricultores, está siendo amenazada desde hace años por un fenómeno que ha causado alarma en más de uno. Periódicamente, y sin aparente explicación, las ramas del olivar se quedaban secas, ocasionalmente de forma masiva, mermando de este modo la producción y la calidad de la aceituna producida.

Aunque no se trata de un fenómeno desconocido, puesto que la seca de ramas puede ser también una respuesta ante el estrés hídrico causado por un prolongado periodo de sequía o una ola de calor más larga de lo habitual, la persistencia del fenómeno y la falta de coincidencia con los episodios climáticos citados, así como la extensión del mismo en otros territorios como Túnez, llevó a la conclusión de que debía tratarse de una enfermedad de los árboles causada por algún patógeno.

Tras cinco años de estudio, investigadores de la Universidad de Córdoba ofrecen nuevos datos sobre los patógenos que amenazan la producción de una de las variedades de aceituna de mesa más populares. Se trata de Neofusicoccum mediterraneum y Comoclathris incompta, dos hongos que el Grupo de Patología Agroforestal, dirigido por Antonio Trapero ha logrado identificar como los responsables de las secas masivas en Andalucía y Túnez. Los resultados se han publicado en la revista Plant Disease

El hallazgo supone estrechar el cerco a una patología para la que había más de una treintena de sospechosos. Estudios previos, algunos de ellos realizados en Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda, habían detectado la presencia de otros hongos en los árboles afectados por seca o muerte de ramas.

Sin embargo, según aclara el nuevo trabajo, realizado en plantas vivas y en diferentes momentos del año y no solo en el laboratorio, el efecto letal solo lo consigue la acción de esas dos especies cuando entran en las heridas (chancros, según la terminología fitopatológica) provocadas principalmente en el momento de la recolección. El estudio también supone un notable avance en el conocimiento de la susceptibilidad que presentan las principales variedades de aceituna de mesa a estos hongos.

Según explica Trapero, el paso siguiente será seleccionar por su eficacia los productos fitosanitarios que ya existen en el mercado y que han demostrado su efecto contra hongos similares en otros árboles, de forma que el olivarero pueda tratar sus olivos con ciertas garantías.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias