Año nuevo, mercado nuevo

Crece la oferta de mercados de alimentación totalmente automatizados en todo el mundo, una de las novedades para 2017
supermercado automatizado
Uno de los pasillos de distribución de un supermercado automatizado.

A.R. | REDACCIÓN

Si creía haberlo visto todo en un supermercado, por más moderno y aparente que le parezca, nada más lejos de la realidad. Lo que promete el año nuevo es la progresiva implantación de nuevas tecnologías robóticas, inteligencia artificial y vehículos de entrega autónomos para ordenar y llevar los alimentos a casa cada vez más rápido.

Hasta la fecha, Amazon parecía la única compañía dispuesta a invertir en este nuevo modelo de gestión de los supermercados. Pero es un efecto engañoso. Otras empresas han iniciado ya esta vía e incluso han superado la oferta de Amazon. El caso más llamativo es el de Ocado, establecimiento de enormes dimensiones ubicado cerca de la ciudad británica de Birmingham. A diferencia de su competidor norteamericano, Ocado cuenta con líneas robóticas dispuestas como verdaderos enjambres para la selección y distribución de sus más de 48.000 productos alimentarios en venta. De ellos, gran parte son alimentos perecederos, por lo que el margen de compra y entrega es reducido. Mucho más si se trata de producto tan fresco como el sushi.

Eficiencia

Si una palabra destacan los responsables de Ocado por encima de cualquier otra, esa es eficiencia. En su caso, la buscan a través de todos los elementos de los que se compone su larga cadena de distribución, unos 30 kilómetros de cableado con todo tipo de elementos robotizados que aprenden literalmente de la experiencia de compra de cada usuario gracias a un sofisticado sistema de inteligencia artificial. Este mismo sistema es el que permite almacenar de forma lógica en función de la demanda y el tipo de producto cada uno de los alimentos disponibles.

Una vez empaquetado el producto, ya está dispuesto para su entrega, la cual se trata de optimizar tanto como sea posible introduciendo en el sistema variables como las preferencias del consumidor, el tráfico o incluso el clima de un día concreto. En el proceso habrá intervenido un mínimo de mano humana que se completa con una red de casi un millar de robots guiados el mismo sistema de telefonía avanzado que los móviles más modernos, el 4G.

Los planes de la compañía son consolidar en este 2017 su tercer centro de distribución cerca de Londres. En la misma se están probando nuevos sistemas informáticos y no se descarta que en un futuro próximo se incorporen algunas de las prestación de computación cuántica para mejorar tiempos, distribución de espacios y entrega a domicilio.

Para un futuro algo más lejano, la compañía británica, actualmente en conversaciones con la Universidad de Oxford, planea recabar información de los frigoríficos dotados de sistemas inteligentes para agilizar la compra e incluso para introducir equipos autónomos de transporte. En este punto, sin embargo, prefieren mostrarse cautelosos. Hoy por hoy, dicen, el consumidor medio prefiere que sea un humano quien entregue la compra. El futuro, aseguran, se mantiene abierto a todas las opciones.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias