Abre un supermercado de comida caducada en el Reino Unido

El establecimiento vende excedentes que han superado la fecha de consumo preferente a cambio de colaborar con la ONG que impulsa la iniciativa
supermercado alimentos caducados

AR | REDACCIÓN - De dos a diez toneladas de comida desechada cada día. Esa es la cantidad que a diario gestiona la ONG The Real Junk Food Project, una entidad sin ánimo de lucro que acaba de abrir casi sin querer un supermercado de comida caducada en Leeds, Reino Unido, según informa la BBC. Su director, Adam Smith, aclaraba hace unos días los motivos a la misma cadena de noticias. Las vacaciones de verano habían provocado que su almacén se llenase de una cantidad ingente de comida procedente de establecimientos alimentarios, principalmente. No sabían que hacer con ella salvo redistribuirla a través de las redes sociales. Y funcionó.

Que sea comida caducada, sin embargo, no significa que no sea apta para consumo. En el Reino Unido, al igual que ocurre en la mayoría de estados miembro de la Unión Europea, la fecha de caducidad que se incluye obligatoriamente en la etiqueta de los productos alimentarios se refiere, en realidad, a la fecha de consumo preferente. Por tanto, existe un cierto margen de tiempo durante el cual los alimentos pueden ser consumidos sin problema. Otra cosa bien distinta es que se permita su comercialización.

Atendiendo a este motivo, y para evitar que muchos de estos productos acaben en el contenedor de la basura, en distintos países se ha regulado que estos excedentes puedan ser gestionados por ONG u otras organizaciones de carácter caritativo para su reparto en comedores escolares, centros de alimentación colectiva para personas sin recursos o bancos de alimentos. Para ello, algunas ONG han firmado ya convenios de colaboración con cadenas de supermercados tanto en el Reino Unido como en otros países, España incluida.

El supermercado ahora abierto en Leeds se inspira en parte en el proyecto WeFood, inaugurado a finales de 2015 en Copenhague, el primero de estas características abierto en el mundo. En ambos está admitida la venta de alimentos por dinero a un coste mucho más reducido que en los supermercados convencionales, normalmente, descuentos del 30% al 50%. No obstante, lo más habitual es el intercambio como si se tratara de un banco del tiempo: alimentos a cambio de trabajo o de habilidades del comprador.

Ambos establecimientos se financian gracias a donaciones individuales y de empresas y se mantienen en buena parte gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores. Son ellos, justamente, los que deciden qué productos son aptos o no para consumo una vez vencida la fecha de caducidad, quienes organizan la logística del almacén o quienes se encargan de su venta.

Los responsables de The Real Junk Food Project están valorando, según declaraciones de Smith a la BBC, la posibilidad de extender la iniciativa a otras ciudades británicas dado el éxito obtenido en Leeds. De hacerlo efectivo, la ONG sumaría sus más de 100 cafeterías abiertas en todo el mundo bajo los mismos criterios a lo que podría considerarse como la primera cadena mundial de supermercados que luchan contra el desperdicio de alimentos.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias