12 tipos de cáncer para la obesidad

La obesidad y el sobrepeso causan al menos 12 tipos distintos de cáncer, según un nuevo informe del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF)

La relación entre el índice de masa corporal y distintas formas de cáncer se ha ido estableciendo de forma cada vez más clara a medida que el conocimiento ha ido avanzando. Si hace apenas veinte años todavía existían dudas razonables sobre si la dieta podía correlacionarse con alguna forma de cáncer, poco o nada se sabía acerca de si el sobrepeso o la obesidad podían ser factores de riesgo oncológicos.

Un nuevo informe del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF, por sus siglas en inglés), no solo ratifica esta relación sino que extiende hasta 12 tipos distintos de cáncer los que guardan relación con el exceso de peso. Son ni más ni menos que cinco formas adicionales a la lista previa elaborada por este mismo organismo. De forma explícita, el organismo de referencia achaca muchos de los tipos oncológicos al estilo de vida occidental, en el que dominan el sedentarismo y un alto consumo de alimentos ultraprocesados que inducen altos niveles de obesidad y sobrepeso, lo que a su vez está repercutiendo en un incremento sin precedentes de las tasas de cáncer.

El estudio, titulado ‘Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva global’, es el resultado de décadas de revisión y análisis de pruebas por parte de expertos independientes de todo el planeta y proporciona pruebas de que cambiar de hábitos de vida es el plan de choque más fiable para reducir el riesgo de padecer esta enfermedad.

El informe se extiende en recomendaciones dietéticas para mantener el índice de masa corporal en sus límites óptimos, del mismo modo que reitera la necesidad de evitar el sedentarismo y llevar una vida relativamente activa en la que el ejercicio moderado tenga presencia. De este modo, asegura, se eliminarían factores de riesgo determinantes en tumores de hígado, ovario, próstata, estómago, boca y garganta, colorrectal, de mama (post menopausia), vesícula, riñón, esófago, páncreas y útero.

“Es poco probable que alimentos o nutrientes concretos sean factores únicos clave que causen o protejan contra el cáncer. En su lugar, la combinación de diferentes patrones de dieta y actividad física a lo largo de la vida son los que influyen en hacerte más o menos susceptible de desarrollar cáncer”, explica Giota Mitrou, del WCRF.

El estudio también relaciona el consumo regular de bebidas azucaradas con un incremento del riesgo de cáncer, puesto que estos líquidos contribuyen a ganar peso. Destaca que llevar una vida físicamente activa tiene un efecto protector directo sobre el cáncer de colon, de mama (post-menopausia) y útero, además de ayudar a mantener el peso adecuado, lo que reduce el riesgo general. Recuerda que el consumo de alcohol está fuertemente vinculado a un riesgo aumentado de desarrollar seis tipos de tumores, colorrectal, mama, hígado, boca y cuello, esófago y estómago. Y recomienda una dieta rica en granos enteros, verduras, frutas y legumbres, con un consumo bajo de carne roja.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias