¿Se acabará el chocolate?

Diversos estudios alertan que el cultivo de cacao podría dejar de ser apto para la elaboración de chocolate en el horizonte de 2050

El cultivo de cacao precisa de unas condiciones climáticas determinadas para lograr que la planta dé su preciado fruto en la cantidad y la calidad deseadas. Estas condiciones, como vienen apuntando desde hace años productores y científicos del sector, están variando a mayor velocidad de lo previsto, lo que está poniendo en serios aprietos las cosechas de los principales países recolectores. Los efectos del cambio climático, que está llevando a estas regiones a mayores temperaturas y sequías prolongadas, podrían trastocar el consumo de chocolate tal y como lo conocemos hoy. El horizonte se sitúa en 2050.

Un informe de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), la agencia estadounidense del clima y sobre la que recae el estudio de la evolución del cambio climático, alerta  que e principal riesgo se cierne en la próxima generación de plantas de cacao (no en la actual), cuya mayor expansión debiera darse para esas fechas. Los modelos de estudio predicen que para entonces las altas temperaturas y los prolongados periodos de sequía comprometerían la viabilidad de las plantas de cacao, especialmente en África Occidental, principal región productora del mundo. Las condiciones extremas, seún el informe, podrían afectar al 90% de los cultivos.

Según los expertos, las soluciones podrían venir de la conjunción de las nuevas tecnologías de edición genética, como las basadas en el método CRISPR, cambios en los métodos de cultivo y una selección de variedades que se ajusten mejor a los cambios climáticos previstos.

La planta de cacao crece en los bosques lluviosos de África y Sudamérica, principalmente. Los modelos climáticos predicen que las zonas tradicionales de cultivo se verán afectadas por los efectos del cambio climático, por lo que sería necesario buscar nuevas regiones que, a su vez, también podrían verse afectadas con el paso del tiempo. Por tanto, sería una solución temporal.

Los expertos apuntan a que sería una opción mucho más realista trabajar en una selección de variedades de planta de cacao que resistieran mejor condiciones adversas como la falta de lluvias o las altas temperaturas. Esta selección podría efectuarse siguiendo criterios convencionales de mejora vegetal o bien explorando técnicas basadas en CRISPR de edición genética. Esta opción, todavía en fase de investigación, se diferencia de los modelos de organismos modificados genéticamente, por lo que sería impropio hablar de vegetales transgénicos.

En paralelo, sugieren contrarrestar los efectos del cambio climático mediante técnicas alternativas de cultivo. En esencia, como ya se está experimentando en Brasil, se trataría de extender la zona boscosa donde se cultiva la planta de cacao para minimizar los efectos del calor, retener nutrientes en el suelo y mantener un entorno de humedad relativa suficiente en su entorno. Dicho de otro modo, proteger a la panta de cacao con árboles alrededor.

La problemática, que podría resumirse en una seria alarma de extinción del cacao, está llevando a colaboraciones científicas entre las grandes marcas productoras y científicos enrolados en universidades de Estados Unidos. La Universidad de California en Berkeley es la que, por ahora, está desarrollando los estudios más innovadores.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias