¿Otro café?

Un estudio sobre medio millón de personas sugiere que beber tres tazas de café al día disminuye el riesgo de muerte prematura por cualquier enfermedad

¿Será verdad? No está nada claro, pero estudios no faltan. Desde los polémicos primerizos que apuntaban  a que el consumo de café podía inducir cáncer de páncreas y de estómago debido a la presencia de benzopirenos y otras sustancias tóxicas en los torrefactos, hasta aquellos que ensalzan las virtudes de la cafeína por sus efectos sobre el sistema nervioso central.

Como en tantísimos casos, lo más probable es que ni tanto ni tan calvo, que todo sea una cuestión de equilibrio. La cuestión sea, tal vez, donde colocar ese punto medio en el que se logran beneficios sin poner en riesgo la salud. De acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine hay una cifra que podría ser considerada mágica: tres tazas de café al día podrían reducir la mortalidad prematura  en un 18% en hombres y en un 8% en mujeres. Y da lo mismo que contenga cafeína como que sea descafeinado, según los autores.

El trabajo ha sido desarrollado por científicos de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) y el Imperial College de Londres. Mediante datos del estudio EPIC (European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition), el equipo de investigadores ha analizado el consumo de café de 521.300 personas que superaban los 35 años de edad, en 10 países de la UE. En el estudio, los expertos también han tenido en cuenta factores como la dieta o el tabaquismo.

 “Hemos descubierto que beber más café está asociado con un menor riesgo de morir por cualquier enfermedad, sobre todo por afecciones circulatorias y digestivas”, explica Marc Gunter, autor principal y jefe del grupo de Epidemiologia Nutricional del IARC. El científico resalta que, pese a que cada país tiene diferentes hábitos y costumbres a la hora de beber café, los resultados han sido similares en todos ellos.

La misma revista se hace eco de otro estudio –realizado durante 19 años y en el que han participado 185.855 americanos de diversas etnias– que muestra como el consumo de café reduce el riesgo de mortalidad en personas que no son blancas.

Elio Riboli, profesor y director de la Escuela de Salud Pública del Imperial College, señala que los descubrimientos europeos "se suman a un conjunto de evidencias crecientes, que indican que beber café no sólo es seguro, sino que también podría tener un efecto positivo en la salud de las personas” y, añade, “aunque es necesario llevar a cabo más investigaciones, podemos estar seguros de que estos resultados confirman los descubrimientos previos alrededor del mundo”.

Según el grupo de científicos, el siguiente paso será averiguar cuál de los componentes del café es el que otorga efectos beneficiosos para la salud. Además, apuestan por otras líneas de investigación que analicen el efecto del consumo del café vinculado a resultados médicos. 

“Debido a las limitaciones de la investigación observacional no podemos recomendar a las personas beber más o menos café. Dicho esto, nuestros resultados sugieren que consumir café de forma moderada –una taza al día– no es perjudicial para la salud, y que incorporarlo en la dieta podría ser beneficioso”, concluye Gunter. 

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Tendencias