La UE autoriza el lactitol en complementos alimentarios

El edulcorante, de uso común en la industria alimentaria, podrá comercializarse como ingrediente en cápsulas o pastillas de complementos alimentarios

El lactitol no es un compuesto nuevo y su seguridad, como la de la mayor parte de alcoholes de azúcar, familia a la que pertenece, está validada desde hace años. Su capacidad como edulcorante está reconocida en amplios sectores de la industria alimentaria, especialmente en pastelería y bollería, además del sector de los caramelos o de las bebidas refrescantes. De hecho, es una de las sustancias que viene a sustituir al azúcar convencional como endulzante por tener un sabor similar pero con mucha menos carga calórica.

Si embargo, su uso como ingrediente en complementos alimentarios no se había considerado y, por supuesto, tampoco reglamentado. Hasta la fecha. La Decisión de ejecución (UE) 2017/450 de la Comisión Europea sienta ahora las bases de uso y dosis máximas tolerables para que pueda emplearse como endulzante de complementos alimentarios que se dispensan en forma de tabletas, pastillas o cápsulas. Pasa a ser, de este modo, un edulcorante artificial más de la larga lista de los habitualmente empleados como el sorbitol, maltitol, xilitol o el eritritol.

Toda esta familia de edulcorantes basados en alcoholes de azúcar garantizan, en mayor o menor medida, un sabor dulce a los productos alimentarios a los que se administra, alrededor del 40% de la sucrosa.

Sin embargo, tienen un inconveniente que obliga a que su uso y las dosis máximas diarias sean restringidos. Salvo el eritritol, el resto llega prácticamente intacto al intestino grueso, donde puede participar en mecanismos naturales de fermentación. Esta característica puede provocar flatulencias tras su consumo, así como diarrea y calambres en personas sensibles.

Este desagradable efecto es justamente el que la industria farmacéutica ha empleado de forma tradicional para la elaboración de laxantes ara combatir episodios de estreñimiento. En estos casos, previa indicación médica, suele mezclarse con bebidas (calientes o frías), postres, cereales o, en general, alimentos con fibra abundante.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado