La EFSA renovará la autorización del glifosato

El uso del polémico herbicida no provoca problemas de salud, según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria
glifosato

Los agricultores europeos podrán seguir usando el glifosato como herbicida y los consumidores podrán seguir adquiriendo productos cultivados en los que se ha usado este químico sin temor a contraer enfermedades oncológicas. Esta es la conclusión a la que ha llegado el panel científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) tras revisar la documentación técnica publicada en los últimos años, parte de la cual advertía del riesgo oncológico potencial del glifosato.

La EFSA cierra así una polémica en la que se han visto involucrados organismos internacionales de reconocido prestigio que sostenían justamente lo contrario. Hace justamente 2 años, en marzo de 2015, el IARC, la agencia dependiente de la OMS que clasifica la carcinogenicidad de los productos químicos empleados de forma habitual en la industria y en la agricultura, había llegado a la conclusión de que el glifosato contenía un alto nivel carcinógeno, por lo que recomendaba su retirada del mercado.

La EFSA, sin embargo, tardó pocos meses, noviembre de 2016, en emitir un nuevo informe en el que contradecía las conclusiones del IARC. Greenpeace acusó a la agencia europea de parcialidad, al haber considerado estudios emitidos por la industria productora del glifosato  para elaborar sus recomendaciones. La respuesta de la EFSA fue convocar a un comité científico independiente para redactar unas conclusiones tan definitivas como fuera posible, añadiendo a ellas toda la documentación disponible para que cualquier otro grupo independiente pudiera valorar la conclusión final.

Finalmente, y tras las consultas pertinentes con los estados miembro, la EFSA ha decidido aprobar el uso de glifosato por un periodo de 15 años adicionales a partir de la fecha de publicación del documento.

El glifosato es una sustancia activa que se utiliza de forma habitual en herbicidas. Patentado en los años 70 del siglo pasado, se ha convertido en el herbicida de mayor uso en el mundo con un consumo que alcanzó las 825.000 toneladas en 2014. La patente expiró el año 2000. Desde entonces, distintas compañías se han especializado en su producción y cientos de vegetales de consumo humano y animal acreditan su cultivo asociado al herbicida.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado