La crisis de los huevos se extiende a 17 países

La alarma causada por la contaminación de huevos con fipronil se extiende al tiempo que surgen indicios de los autores del fraude

XPG | AGENCIAS

La crisis de huevos contaminados con fipronil, un insecticida prohibido para uso alimentario en la UE, ha alcanzado ya a 16 países europeos, además de a Hong Kong. Los nuevos países que se suman a la lista son Eslovaquia, Eslovenia y Dinamarca, a los que hay que añadir Austria, Bélgica, Suiza, Alemania, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Irlanda, Italia, Holanda, Polonia, Rumania y Suecia.

Poco a poco, pero en un degoteo constante de noticias negativas, lo que parecía una crisis local entre Bélgica, Holanda y Alemania, se ha ido extendiendo sin que se sepa muy bien en este momento dónde están los límites. A ello contribuye que Holanda es el principal país exportador de huevos de la UE y que no se trata de una contaminación accidental sino que, con toda probabilidad, el origen haya que buscarlo en el uso fraudulento de un insecticida expresamente prohibido en la cadena alimentaria.

Como se recordará, la alerta saltó a los medios de comunicación a principios de agosto cuando la autoridad de seguridad alimentaria en Bélgica, Afsca, dio a conocer la contaminación de los huevos. Inmediatamente, Holanda apareció como centro de atención pero, inicialmente, fue Alemania la peor parada por la crisis detectada. Se estima que más de 16 millones de huevos fueron retirados de circulación y destruidos preventivamente. Solo en Holanda se han cerrado 180 granjas de gallinas ponedoras.

Informes posteriores señalaron que Bélgica tenía conocimiento del uso ilegal del fipronil desde noviembre de 2016 y que solo se activó a partir del 20 de julio cuando sus autoridades sanitarias informaron a las autoridades de la UE a través del sistema europeo de alerta rápida (Rasff), que permite a otros Estados miembros estar alerta e incluso reforzar los controles si lo consideran necesario . La Comisión Europea (CE) ha abierto una investigación para analizar si Bélgica reaccionó tarde en el escándalo.

Las medidas adoptadas en los países afectados por las explotaciones de producción y los huevos supuestamente implicados han sido, según la agencia, bloquear la producción de estas explotaciones, así como la ubicación y retirada inmediata del mercado de los productos afectados.

Hasta la fecha, no se ha detectado la contaminación en España. Pero la alarma podría saltar en cualquier momento ya que en España están presentes algunas de las cadenas de distribución, como Aldi y Lidl, que se han visto afectadas por la crisis.

Pese a ello, el Ministerio de Sanidad español insisten en que “no se han importado huevos” y recuerda que España está considerado un país autosuficiente en cuanto a producción de huevos y ovoproductos. Según consta en Sanidad, España exporta el 20% de u producción.

El origen

A medida que avanza la investigación judicial van sabiéndose más detalles sobre el origen de la contaminación de los huevos por fipronil. Presuntamente, el producto fue importado desde Rumania por la empresa belga Poultry-Vision. Ésta habría mezclado el insecticida, cuyo uso es legal en otras aplicaciones no alimentarias, con pesticidas de uso legal en animales de consumo o para la producción de huevos. El objetivo era aumentar su eficacia.

Por su parte, la empresa holandesa Chickfriend, fue la que supuestamente desinsectó a las aves con el compuesto ilícito comprado a Bélgica. La firma holandesa asegura que no trabajó en granjas de pollos destinados al consumo. No obstante, las autoridades sanitarias holandesas levantaron la voz de alarma a primeros del mes de agosto al desaconsejar el consumo de huevos, especialmente entre niños.

Holanda es uno de los mayores productores de huevos europeos. Actualmente, su supera los 100 millones de aves de corral y exporta millones de huevos a todo el mundo. Su agencia de seguridad alimentaria detectó altas concentraciones de fipronil en 28 partidas de huevos, mayoritariamente destinados a la exportación. Como consecuencia, 180 granjas fueron clausuradas preventivamente, se destruyeron miles de huevos y se han sacrificado miles de aves por el temor a que el fipronil haya afectado a los animales.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado