La bacteria ‘Xylella fastidiosa’ invade Valencia

Al menos medio centenar de municipios valencianos están afectados por la plaga que ataca sobre todo a plantaciones de almendros

La noticia la destapaba hace unos días el diario Público. Haciéndose eco de una nota oficial difundida por la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente  de la Generalitat valenciana, se ha detectado “un sexto brote” de Xylella fastidiosa en las comarcas alicantinas. El número de municipios afectados suma ya a 57 (22 términos municipales íntegramente afectados y 35 de forma parcial). El último brote afecta a cerca de medio centenar de parcelas en Alcalalí, Altea, Balones, Benigembla, Benimassot, Benissa, Calp, Facheca, Gata de Gorgos, Llíber, Parcent, Quatretondeta, Senija, Tàrbena, La Vall d'Alcalà y Xaló.

Los primeros casos de la enfermedad en la Comunitat Valenciana -y en la península- se detectaron en junio del pasado año en la localidad de Castell de Guadalest, en la comarca alicantina de La Marina Baja.

Este nuevo brote se conoce apenas unos días después de la publicación en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) de las bases que regulan las indemnizaciones a los afectados por la 'Xylella', recuerda Público. Las ayudas, en el caso de los almendros, oscilan entre los 2.843 y los 6.192 euros por hectárea arrancada, mientras que la mayor cuantía será para las plantaciones de viñedo de mesa en producción, unas ayudas de hasta 22.647 euros por hectárea arrancada.

La bacteria, que se transmite a través de insectos que actúan como vectores, es responsable de varias enfermedades que provocan la muerte de los ejemplares afectados, que acaban secándose. Entre las especies afectadas (más de 360) se encuentran el almendro, cuyas plantaciones son las principales afectadas en la Comunitat Valenciana, los cítricos, los olivos y el viñedo.

El plan de contingencia impulsado por la Generalitat Valenciana siguiendo las directrices de la Unión Europea prevé la inmovilización de material vegetal sensible; la prohibición de comercialización fuera de la zona demarcada; la destrucción de material vegetal sensible en un radio de 100 metros en torno a las plantas afectadas por la bacteria; la prevención mediante tratamientos contra los insectos vectores; la prohibición de plantar especies hospedantes hasta cinco años después de la declaración de erradicación y la indemnización del arbolado destruido. Además, se demarca un radio de contención de 5 kilómetros alrededor de la zona afectada.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado