El origen de los lácteos por ley

El Gobierno español impulsa medidas para favorecer la transparencia y la trazabilidad en los productos lácteos de origen industrial

Tanto la leche como los productos lácteos en general, deberán incluir, de acuerdo con un Real Decreto aprobado este pasado mes de septiembre en Consejo de Ministros, la indicación de origen en su etiquetado. De acuerdo con el texto, la indicación es de carácter obligatorio.

Según consta en la nota de prensa oficial emitida por el Ministerio de Agricultura, “la normativa responde a la necesidad de dar solución al consumidor actual, que valora la transparencia y la información del origen de los alimentos que consume”. De forma más concreta, se establece que el etiquetado de la leche y los productos lácteos elaborados en España deberán identificar el “país de ordeño y el de transformación” de la leche utilizada como materia prima.

Cuando el país de ordeño o de transformación sea exclusivamente España, siempre deberá indicarse ‘España’ y no se podrá sustituir por la expresión ‘UE’. Sin embargo, cuando la leche no sea exclusivamente española, tendrá que indicarse ‘País de ordeño’ y ‘País de transformación’, seguidas del nombre de los Estados Miembros (EEMM), o ‘UE’, ‘fuera de la UE’, ‘UE y fuera de la UE’.

Isabel Celaá, portavoz del Gobierno ha señalado al respecto que la medida responde a “la demanda del 88% de los consumidores” que estiman necesario “leer de forma clara y fiable” la etiqueta de la leche y los productos lácteos.

La norma aprobada afecta a productos como la leche y nata, sin concentrar, azucarar ni edulcorar de otro modo o la concentrada, azucarada o edulcorada de otro modo. Además del suero de mantequilla, leche y nata cuajadas, yogur, kefir y demás leches y natas, fermentadas o acidificadas, incluso concentrados, azucarados, edulcorados de otro modo o aromatizados, o con fruta o cacao.

Otros productos son el lactosuero, incluso concentrado, azucarado o edulcorado de otro modo; productos constituidos por los componentes naturales de la leche, incluso azucarados o edulcorados de otro modo, no expresados ni comprendidos en otras partidas. Además de mantequilla, demás materias grasas de la leche, quesos y requesón.

Esta es la primera vez que se regula en España el etiquetado de origen obligatorio de un producto alimenticio por iniciativa propia, sin que constituya un mandato de la normativa europea, ya que el Reglamento de la Unión Europea en vigor sobre información al consumidor, y en particular al etiquetado de alimentos, es voluntario para cada país.

La obligatoriedad de inclusión del origen en el etiquetado lácteo, que estará en vigor durante un periodo de dos años, comenzará a aplicarse a partir de los cuatro meses de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), por lo que la industria láctea tendrá tiempo en adaptarse.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado