El Fipronil de los huevos

La crisis alimentaria surgida en Europa por el uso fraudulento del pesticida Fipronil destapa un fallo en los mecanismos de comunicación de alertas

El inicio del mes de agosto se está viendo acompañado de un problema de salud pública relacionado con el consumo de huevos en algunos países de Europa. Lo que parecía ser un problema menor del verano, se ha ido extendiendo a distintos países centroeuropeos para acabar siendo la crisis alimentaria europea del verano de 2017.

Hace escasamente una semana, se conoció la presencia de un pesticida en huevos distribuidos desde Holanda y Bélgica a diferentes países. El responsable es el fipronil, un pesticida empleado para la eliminación de insectos y parásitos en vegetales, especialmente en semillas. El problema surge cuando se conoce que no es un pesticida aceptable en productos para alimentación humana y que se ha empleado para la eliminación de parásitos externos en gallinas ponedoras de forma ilegal, contaminando los huevos de consumo. Siendo un producto no autorizado para este uso, toca conocer si es realmente tóxico y el grado de extensión del más que presumible fraude.

La suma de ingredientes resulta en una crisis alimentaria en toda regla que, de momento, no parece que esté afectando a España. Quizás, por el verano y las vacaciones del mes de agosto, donde todo parece ir a otra velocidad.

Fipronil, sí o no

El Fipronil (C12H4Cl2F6N4OS), es un insecticida de la familia de los fenilpirazoles, desarrollado por la empresa francesa Rhône-Poulenc Agro en 1987, introducida en el mercado en el año 1993 y registrada como pesticida en los EE UU en el año 1996. Actualmente, la empresa Rhône-Poulenc ya no existe, al haber sido absorbida por Bayer. El mecanismo de acción de esta molécula se basa en bloquear los canales de sodio de las neuronas de los insectos, provocando su muerte. Cuando el producto se expone al sol, se produce una reacción fotoquímica, transformándose en una forma foto-degradada, mucho más efectiva contra los insectos, aunque no afecta a los mamíferos.

En Europa, en el año 2006, la EFSA ya dictaminó que el uso de Fipronil, para el tratamiento de semillas contra insectos, no suponía un riesgo para la población, ya que la ingesta máxima estaba claramente por debajo de la ingesta máxima admisible, fijándose el límite en los alimentos en 0,72 mg/Kg de producto. Sin embargo, no se permite para el uso directo en el tratamiento de los animales en producción.

Este pesticida, por tanto, puede utilizarse en el tratamiento de semillas, en las concentraciones admitidas, no así en producción animal, al menos en Europa. En animales se permite para las mascotas, ya que es eficaz en el control de los ectoparásitos, especialmente las garrapatas y las pulgas.

Un fraude en toda regla

La situación de crisis actual se ha producido, aparentemente, por el tratamiento de gallinas en granjas, lo que ha supuesto la contaminación de los huevos por contaminación cruzada o directa, dependiendo de cómo se haya hecho el tratamiento.

De acuerdo con los datos disponibles, podemos hablar si tapujos de un fraude, de gran magnitud, en los países afectados, donde aún se han de depurar las responsabilidades. De hecho, la primera notificación relacionada con el fipronil en huevo se produjo en Holanda, en el mes de noviembre de 2016; la segunda en Bélgica, el 2 de junio de 2017, con un informe de una empresa a las autoridades belgas. Desde esas fechas, no se notifica nada a las autoridades comunitarias hasta el 20 de julio, mediante comunicación de la AFSCA (agencia federal belga de seguridad alimentaria). Este retraso permitió la distribución del pesticida desde empresas belgas, y de los huevos contaminados desde Bélgica y Holanda a otros países. Por el momento se han detectado huevos contaminados, además de en los dos de origen, en Alemania, Francia, Suecia, Suiza y Reino Unido. En los 4 últimos, fundamentalmente por ovoproductos contaminados.

La opinión más extendida entre los expertos es que si la notificación se hubiera producido a tiempo difícilmente se habría producido una crisis de semejantes características y magnitud. El desaguisado provocará, muy probablemente, que se pierda confianza en los huevos y derivados procedentes de Bélgica y Holanda, lo que afectará también al sector a nivel europeo.

Las autoridades belgas empezaron a reaccionar a primeros del mes de agosto de 2017 con la publicación de una página Web específica con información sobre el fraude. A ello se han sumado las declaraciones del ministro de sanidad de Bélgica, Denis Ducarme, el 9 de agosto, que han sido demoledoras. Según Ducarme, la crisis del fipronil es de responsabilidad holandesa, ya que este país se saltó la normativa europea, sin notificación alguna, aun cuando se detectó el problema el año pasado. Por el momento, parece que el pesticida procedía de una empresa belga radicada en la provincia de Amberes, que distribuyó a diferentes empresas del sector.

Situación en España

Por el momento, la crisis no está afectando al mercado español. En un comunicado de prensa, la agencia española de seguridad alimentaria (AECOSAN) indicó que todavía no se ha detectado ningún caso en España. Está claro que las autoridades españolas se muestran prudentes, aunque no da mucha confianza sobre la situación en nuestro país.

Puestos en contacto con empresas del sector, descartan que en España se esté empleando este tipo de pesticida, por lo que no habrá problemas con los huevos producidos en nuestro país. Sin embargo, no se podrá confirmar lo que ocurra con los ovoproductos hasta la identificación del origen de los huevos empleados en su producción. Si son españoles, difícilmente se espera que pueda haber contaminación por fipronil.

Mientras tanto, el culebrón seguirá, hasta conocer todos los datos de las autoridades y empresas de los países responsables y que se garantice la seguridad de los productos elaborados en origen y destino.

Bibliografía

  • EFSA. 2006. Conclusion regarding the peer review of the pesticide risk assessment of the active substance fipronil. EFSA Scientific Report. 65, 1-110.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado