El etiquetaje precautorio de alérgenos en alimentos

No existe una norma para la declaración de las trazas en alimentos pero las empresas lo están haciendo bajo su propio criterio
alérgenos

Las empresas alimentarias, y también los consumidores, están a la espera de la nueva regulación sobre etiquetado precautorio sobre alérgenos (EPA), o etiquetaje preventivo, de la Unión Europea. Hoy por hoy es una información voluntaria que se ha desarrollado como una herramienta para comunicar y  gestionar el riesgo de alérgenos. El Reglamento 1169/2011, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, también conocido como “Reglamento IAC”, prevé en su artículo 36 que la Comisión adoptará en un futuro actos de ejecución para armonizar cómo debe hacerse la declaración voluntaria de la presencia de trazas, un trabajo que se está realizando en la actualidad.

La empresa alimentaria puede hacer uso de manera voluntaria del EPA. Previamente, debe hacer una evaluación previa de los riesgos, según establece el Reglamento (CE) Nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria. También es adecuado siempre que después de aplicar medidas preventivas se considere inevitable la existencia de una contaminación cruzada por alérgenos legislados y que por lo tanto supone un riesgo para el consumidor sensible.

Información

Para cumplir con los requisitos del Reglamento IAC el EPA debe no inducir a error al consumidor, por lo tanto, el EPA debe ser claro y se debe determinar qué palabras utilizar: “puede contener [alérgeno]”, o bien otras como las que se  utilizan actualmente: “fabricado en una planta que utiliza [alérgeno]” o “trazas de [alérgeno]”.

La información no debe ser ambigua ni confusa para los consumidores y se basará en datos científicos pertinentes como los que propone el Vital 2.0 (Voluntary Incidental Trace Allergen Labelling), que protegen en la mayoría de los casos del 95% al 99% de las personas alérgicas.

Otro de los requisitos generales que marca el Reglamento IAC es que la declaración del EPA debe situarse cerca de la lista de ingredientes, debe ser fácilmente visible, claramente legible y, en su caso indeleble, con un tamaño de letra mínimo de 2 mm, y una tipografía de la sustancia alérgena que resalte del resto.

El pasado mes de octubre la FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas) publicó una guía sobre el uso del Etiquetado precautorio de alérgenos, un enfoque científico basado en la evaluación cuantitativa del riesgo, donde recomiendan la expresión “puede contener [alérgeno]” para el EPA.

Objetivo del EPA

El etiquetaje precautorio tiene como objetivo evitar las reacciones de los alérgenos en los consumidores sensibles, comunicando el riesgo y gestionando las medidas preventivas para evitar contaminaciones cruzadas con. No obstante, este etiquetado está perdiendo credibilidad entre los consumidores que padecen los efectos de alérgenos, ya que lleva a confusión, lo cual se atribuye a la ausencia de parámetros de referencia cuantitativos acordados para su aplicación y a la inexistencia de normas armonizadas entre los Estados Miembros y en toda la industria.

Según describe el proyecto IFAAM (Enfoques Integrados para la Gestión de los Alérgenos  Alimentarios y el Riesgo de las Alergias) el consumidor ve el EPA como incoherente y carente de transparencia. A esta percepción del consumidor ha contribuido el asesoramiento en materia de alimentación de algunos profesionales de la salud.

Las sustancias y productos que causan alergias

Las sustancias o productos que causan alergias o intolerancia según el anexo II del Reglamento 1169/2011, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor son:

  • Cereales que contengan gluten, a saber: trigo (como espelta y trigo khorasan), centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas y productos derivados, salvo:
    • jarabes de glucosa a base de trigo, incluida la dextrosa;
    • maltodextrinas a base de trigo;
    • jarabes de glucosa a base de cebada;
    • cereales utilizados para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola.
  • Crustáceos y productos a base de crustáceos.
  • Huevos y productos a base de huevo.
  • Pescado y productos a base de pescado, salvo:
    • gelatina de pescado utilizada como soporte de vitaminas o preparados de carotenoides;
    • gelatina de pescado o ictiocola utilizada como clarificante en la cerveza y el vino.
  • Cacahuetes y productos a base de cacahuetes.
  • Soja y productos a base de soja, salvo:
    • aceite y grasa de semilla de soja totalmente refinados
    • tocoferoles naturales mezclados (E306), d-alfa tocoferol natural, acetato de d-alfa tocoferol natural y succinato de d-alfa tocoferol natural derivados de la soja
    • fitosteroles y ésteres de fitosterol derivados de aceites vegetales de soja
    • ésteres de fitostanol derivados de fitosteroles de aceite de semilla de soja.
  • Leche y sus derivados (incluida la lactosa), salvo:
    • lactosuero utilizado para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola;
    • lactitol.
  • Frutos de cáscara, es decir: almendras (Amygdalus communis L.), avellanas (Corylus avellana), nueces (Juglans regia), anacardos (Anacardium occidentale), pacanas [Carya illinoensis (Wangenh.) K. Koch], nueces de Brasil (Bertholletia excelsa), pistachos (Pistacia vera), nueces macadamia o nueces de Australia (Macadamia ternifolia) y productos derivados, salvo los frutos de cáscara utilizados para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola.
  • Apio y productos derivados.
  • Mostaza y productos derivados.
  • Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.
  • Dióxido de azufre y sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO 2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.
  • Altramuces y productos a base de altramuces.
  • Moluscos y productos a base de moluscos.

 

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Mercado