Té verde contra el virus Zika

El consumo de polifenoles como los que se encuentran en el té verde podrían contribuir al control de la infección del virus Zika
virus Zika
Mosquito transmisor del virus Kika

Carolina Ripollés Ávila
José Juan Rodríguez Jerez

Estudios recientes están demostrando la implicación de algunos alimentos, en especial los extractos de plantas, para bloquear la entrada de virus en las células o para mejorar algunos procesos degenerativos crónicos.

En el caso del té, particularmente el té verde, se ha demostrado su implicación en el bloqueo de la entrada del virus del Zika en las células humanas, lo que impediría serios problemas de salud para los embriones. El consumo de este té podría ser una medida preventiva para evitar la extensión masiva del virus y para evitar la transmisión de la madre a su bebé. El tratamiento sería mediante una bebida habitual sin efectos secundarios.

El consumo de té verde podría ser una medida preventiva para evitar la extensión del virus ZikaEl virus Zika es similar a los del dengue y la fiebre amarilla y se transmite principalmente a través de la picadura de un mosquito, Aedes aegypti. El virus se detectó por primera vez hacia 1947 en Uganda, pero se observó que afectaba básicamente a monos. No obstante, un brote de la enfermedad en la isla de Yap y otras islas cercanas a los Estados Federados de la Micronesia en 2007 resultó ser causado por este virus.  Posteriormente, se produjeron brotes del virus en la Polinesia Francesa y más recientemente en Brasil y Colombia.

Algo verdaderamente preocupante es que el brote en Brasil se relacionó con problemas fetales en embarazadas, en particular con microcefalia (no hay un buen desarrollo del cerebro en el feto y los bebés nacen con un perímetro cefálico inferior a 33 centímetros que son los considerados normales, pudiendo dar lugar a secuelas graves o la muerte). Hasta el momento, no hay ninguna vacuna o medicamento aprobado para el tratamiento o prevención en la infección por este virus, motivo por el cual, muchos han sido los estudios que se han realizado para entender y combatir al virus.

Té verde y virus Zika

Un reciente estudio publicado en la revista Virology, ha revelado como un componente presente en el té verde, conocido como galato de epigalocatequina (EGCG), es capaz de bloquear la entrada del virus Zika a las células, pudiendo ejercer un papel clave en la prevención de infecciones causadas por este virus.

Las catequinas, entre ellas el EGCG, son antioxidantes polifenólicos que se encuentran en grandes cantidades en el té verde. Se ha demostrado que estos polifenoles poseen actividad antivírica relacionada con la prevención de la infección celular por parte de estos microorganismos, incluyendo entre otros, el virus del herpes, virus de la hepatitis C e incluso el virus VIH. Aunque el mecanismo mediante el cual actúa este polifenol no se conoce y difiere entre virus.

El mecanismo propuesto, para el caso del Zika, está relacionado con la interacción directa del EGCG con la cubierta lipídica, lo que conduciría a una destrucción subsiguiente de la partícula vírica.

Posible medida preventiva

Estudios recientes han permitido observar el efecto de los antioxidantes polifenólicos en cultivos celulares. Para ello, se utilizó una cepa brasileña del virus Zika para infectar células en laboratorio. Los resultados evidenciaron que las concentraciones más elevadas de EGCG (46 mg o superior) impedían la entrada del virus en más de un 90%, evitando de este modo la infección. Una taza de té verde contiene unos 180 mg de EGCG; si es descafeinado, la concentración disminuye a 60 mg.

En estudios realizados en ratas, el EGCG es capaz de cruzar la barrera placentaria y llegar a diversos tejidos fetales, especialmente cerebro, ojos y corazón. Por tanto, el EGCG parece ser una vía de tratamiento preventivo interesante. Aun cuando no elimine el virus completamente del tejido fetal, podría llegar a mitigar daños en el embrión. Al mismo tiempo, este polifenol es seguro cuando se administra a individuos sanos y en mujeres embarazadas.

Las investigaciones llevados a cabo hasta la fecha son solo un primer paso del que cabe extraer conclusiones esperanzadoras. Está claro que es una primera observación, lo que indica que son necesarios nuevos estudios que avalen su eficacia en humanos y, sobre todo, definan las concentraciones eficaces y seguras. En cualquier caso,  podríamos estar delante de una solución futura de carácter preventivo, algo que solo pueden confirmar próximos estudios.

Bibliografía

  • Carneiro B.M., Batista M.N., Braga A.C.S., Nogueira M.L., Rahal P., 2016. The green tea molecule EGCG inhibits Zika virus entry. Virology 496: 215-218.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro