Salud animal en tiempo real

Un nuevo sistema basado en sensores y visión artificial permite monitorizar durante varios días consecutivos la salud de una explotación porcina

Con el objetivo de anticiparse a las enfermedades que cursan con fiebre, para tratarlas antes de que sea demasiado tarde, un equipo de veterinarios de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), tras un estudio realizado con acelerómetros y procedimientos de visión artificial, ha diseñado un sistema para monitorizar en tiempo real el estado de salud de los cerdos que permite a los profesionales actuar en cuanto aparecen los primeros síntomas febriles.

El cerdo es la especie ganadera de mayor importancia económica de España, ocupando más de un tercio de la producción en este sector. Con el objetivo de evitar la elevada  mortalidad causada por enfermedades como la peste porcina africana, investigadores del centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet) de la UCM han diseñado un sistema de monitorización, en tiempo real y on-line, del estado de salud del animal. Esta herramienta resultará eficaz para la detección precoz de infecciones que cursen con un cuadro febril.

Para desarrollar este sistema, se realizaron experimentos, publicados en Transboundary and Emerging Diseases, que consistieron en la monitorización de la temperatura corporal y los movimientos individuales de diez cerdos antes y después de ser infectados con el virus de la peste porcina africana.

La novedad de la técnica es que permite monitorizar el movimiento del animal a lo largo de varios días consecutivos y establecer alertas. La herramienta es efectiva tanto en enfermedades muy contagiosas (peste porcina africana, peste porcina clásica o fiebre aftosa) como en infecciones ubicuas de la industria ganadera porcina (actinobacilosis, síndrome respiratorio y reproductor porcino, o circovirosis). Todas estas dolencias tienen en común estados febriles que tienden a debilitar al animal y a ralentizar sus movimientos o, incluso, a inmovilizarlo.

El trabajo sugiere, según los investigadores,  que durante los primeros cuatro y siete días después de la infección, los animales reducen el tiempo que invierten en comer o jugar del 25% al 37%. Entre las principales ventajas del sistema, destacan que no se trata de una herramienta tan invasiva para los animales como puede ser la extracción de muestras de sangre y que tiene una aplicación directa en tiempo real y rentabilidad económica a largo plazo. 

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro