Las brotes alimentarios del año en Europa

Las estadísticas europeas para 2016 destacan a Campylobacter y Listeria como los microorganismos más peligrosas
zoonosis salmonella

Acaban de publicarse las estadísticas de enfermedades de transmisión alimentaria en la UE del año 2015. Del total de ETA’s descritas, se detecta una clara dominancia de Campylobacter, pero la enfermedad más peligrosa sigue siendo la listeriosis, con una mortalidad superior al 15%. Entre los expertos se reclama una mayor concienciación sobre los riesgos de Listeria, que sigue siendo un gran desconocido para la población, y de la que evitar que se propague en el ámbito doméstico.

En el año 2015, se han descrito un total de 4.362 brotes de enfermedades de transmisión alimentaria, incluyendo los que tuvieron un origen en aguas contaminadas. Las bacterias son la causa más frecuente de enfermedades transmitidas por los alimentos, seguidas por las toxinas bacterianas, virus y parásitos. Al igual que en la serie histórica, la combinación de mayor riesgo agente-alimento sigue siendo Salmonella en huevos, mientras que el microorganismo patógeno que más mortalidad provoca continúa siendo Listeria monocytogenes.

Aparentemente bajo control

El 16 de diciembre de 2016, la EFSA (European Food Safety Authority) y el ECDC (European Centre for Disease Prevention and Control) presentaron los resultados de sus actividades de seguimiento de las zoonosis ocurridas en los países europeos durante 2015. No sólo se presentaron los datos de los países de la UE (28 estados miembros), sino que a estos se añaden Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, lo que en la práctica supone recopilar los datos relativos a las enfermedades de transmisión alimentaria de toda Europa occidental.

Al igual que en años anteriores, Campylobacter continúa siendo la zoonosis más frecuente, con 229.213 casos, lo que representa una tasa de notificación de 65.5 por cada 100.000 habitantes y una mortalidad del 0.03%. Esto ha supuesto una disminución del 5.8% respecto al año 2014, lo que ha roto la tendencia de incremento sostenido desde el año 2008. El origen de esta infección se relaciona con la contaminación presente en los pollos.

Al mismo tiempo, se evidencia un leve incremento del 1.9% respecto a Salmonella, con 94.625 casos, con una notificación de 21.2 por cada 100.000 habitantes y una mortalidad del 0.24%. Desde el año 2008 se veía una reducción continuada en el número de personas afectadas por este microorganismo, gracias a la vacunación de pollos que se hace en la UE. Aunque en el 2015 se mantiene esta situación en pollos, se aprecia un repunte en otras aves.

E. coli enterotoxigénico es un microorganismo que mantiene el número de personas afectadas por la toxina shiga, asociado especialmente a carnes contaminadas de rumiantes. En total se describieron 5.901 casos. De estos se registraron 8 fallecimientos asociados, lo que supone una mortalidad del 0,2%, similar a la descrita para Salmonella. El serotipo más frecuentemente aislado fue el O157 (41.7%), seguido por los serogrupos O26, O103, O91, O145, O146 and O128. Por tanto, sigue siendo importante el análisis, no del microorganismo en sí, sino de la capacidad para formar enterotoxina.

Listeria monocytogenes

Un comentario aparte merece la situación de este microorganismo. Los 28 países miembros describieron 2.206 casos humanos de listeriosis. Esto supuso 0.46 casos por cada 100.000 habitantes, unas cifras similares a las de 2014. Aparentemente parece que está bajo control, pero la evolución estadística nos indica que ha habido un incremento significativo entre el 2008 y el 2015. Además, se han registrado 270 muertos debidos a listeriosis, lo que supone la mortalidad más elevada de entre todas las enfermedades transmitidas por los alimentos en Europa y el valor más alto desde el año 2008. La mortalidad descrita, por tanto, supone un 17.7% de entre los 1.524 casos confirmados.

La listeriosis es más frecuente en la población de tercera edad, con edades superiores a los 64 años y particularmente en grupos de edades superiores a los 84 años.

El mayor problema, relativo a la presencia de Listeria monocytogenes en alimentos, se relaciona con el pescado ahumado, productos lácteos (exceptuando los quesos) y carnes tratadas por el calor, cuando las muestras se toman en las industrias elaboradoras. Sin embargo, cuando las muestras se toman en tiendas, los productos más afectados son los productos de la pesca y quesos frescos y semicurados.

Es frecuente encontrar este microorganismo en animales, aunque hay otros orígenes, como las superficies contaminadas, debido a una higiene deficiente o a el mantenimiento a temperaturas inadecuadas. Debería ser importante concienciar a los consumidores, especialmente a los de mayor edad, del mantenimiento de las condiciones de frío y manipulación higiénica de los alimentos, dada las implicaciones que para la salud tiene este microorganismo.

Europa versus Estados Unidos

La situación es diferente si comparamos las estadísticas con el otro lado del Atlántico. En los EE.UU. sigue dominando la lista los brotes relacionados con Salmonella, seguido por Listeria monocytogenes y hepatitis A.

Es evidente que la situación es diferente entre ambas regiones. En Europa se consiguió controlar la presencia de Salmonella en pollo, mientras que, en América, no siendo obligatoria la vacunación, no se ha conseguido una reducción significativa de este patógeno. En Europa hay una clara dominancia de Campylobacter, con una Salmonella aparentemente bajo control.

De la misma manera que otros sectores, los diferentes modelos existentes a ambos lados del Atlántico nos llevan a diferentes resultados. Habrá que ver si como capaces de aprender de los éxitos de cada uno.

Bibliografía

  • EFSA & ECDC. 2016. The European Union summary report on trends and sources of zoonoses, zoonotic agents and food-borne outbreaks in 2015. EFSA Journal. 14(12):4634. 231 pp.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro