Envases alimentarios sostenibles

Los científicos del proyecto EUROPHA, de la Unión Europea, elaboran formulaciones de bioplásticos 100 % biodegradables y naturales para su uso en envases alimentarios

Como consumidores, damos por seguro que los alimentos que compramos en el supermercado se conservan adecuadamente en los envases y que estos garantizan la calidad y seguridad de los productos. No obstante, para proteger los alimentos, los envases que los contienen deben presentar propiedades de barrera robustas y gran estabilidad térmica. Por ello habitualmente se utilizan materiales como el plástico. Reúnen estas características, pero tienen en su debe que no son ecológicos.

En la actualidad, los consumidores están más concienciados con el medio ambiente, de forma que exigen materiales para los envases que sean sostenibles y renovables. En vistas de ello, se puso en marcha el proyecto financiado por la Unión Europea EUROPHA, que tenía el propósito de desarrollar formulaciones bioplásticas basadas en polihidroxialconatos 100 % naturales y biodegradables, para su uso en envases alimentarios.

«Los bioplásticos como los polihidroxialconatos (PHA) son alternativas sostenibles a largo plazo porque su rendimiento y el de los plásticos hechos con petroquímicos convencionales es equivalente, se fabrican a partir de fuentes no alimenticias renovables y son 100 % biodegradables», indicó el coordinador del proyecto Pedro Sánchez. «No obstante, uno de los principales obstáculos para la comercialización del PHA es que su precio es más alto que el de otros bioplásticos».

EUROPHA superó este obstáculo aprovechando residuos generados por la industria agroalimentaria. Gracias a ello se produjeron polímeros biodegradables que pueden utilizarse en películas y espumas que próximamente sustituirán a los materiales derivados del petróleo utilizados por la industria del envasado alimentario.

Proceso de bioproducción

Los científicos del proyecto crearon un proceso de bioproducción de PHA para reducir los costes de producción del plástico final a escala industrial. Para ello, el proyecto abarcó toda la cadena de producción de PHA. «La industria de los envases puede reutilizar los caudales de excedentes, un recurso de bajo valor, como material de partida para la síntesis de productos de valor añadido, lo cual ahorra costes de tratamiento», explicó Sánchez.

El proceso EUROPHA sustituyó los productos alimentarios utilizados actualmente para producir PHA por cultivos microbianos combinados de residuos ricos en azúcares generados por la industria agroalimentaria. Se trata de un proceso en cuatro etapas: fermentación ácida, selección de cultivos, acumulación de PHA y extracción de PHA. Una vez extraído el PHA se formula como compuesto. Así, se garantiza su flexibilidad. Esto es posible con el uso de diferentes aditivos, como plastificantes, auxiliares tecnológicos, estabilizadores de los rayos ultravioletas y agentes nucleantes. «Todos estos aditivos son productos biológicos y son aptos para estar en contacto con alimentos», señaló Sáncho.

Después de completar la formulación, puede utilizarse PHA para la producción industrial de película y espuma, que se utilizarán como base para crear envases alimentarios sostenibles.

Materiales rentables y sostenibles

El proyecto EUROPHA condujo a diferentes avances innovadores. Por ejemplo, su proceso de producción de PHA utilizando cultivos microbianos combinados permite utilizar materia prima económica que hoy día es considerada residuo agroalimentario, sin valor comercial, que no compite con los alimentos y es indiferente a la volatilidad de precios. «Esto de por sí convierte lo que era un gasto en una ganancia», afirmó Sánchez.

Además, los bioplásticos 100 % compostables creados en el proyecto formarán la base para el desarrollo de bioplásticos de gran calidad y aptos para su uso alimentario. «Son bioplásticos que pueden desecharse junto con los alimentos y tratarse como residuos orgánicos por compostaje industrial y digestión anaeróbica, método que cumple las normativas de la Unión Europea», añadió Sánchez.

Combinados, estos resultados demuestran las posibilidades de los compuestos a base de PHA que derivan de residuos generados con PHA para proporcionar materiales de envasado alimentario rentables y sostenibles.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro