El probable foco del botulismo estaba en las judías

Un error en el proceso de control de calidad pudo propiciar la comercialización de botes de cristal contaminados
judias blancas cocidas

REDACCIÓN - Había dos posibilidades, el bacalao desalado o las judías blancas cocidas. Uno de los dos alimentos tenía que estar contaminado con toxina botulínica y ser el causante del brote que afectó a dos bomberos de Palafrugell que compartieron mesa y mantel con otros siete comensales el pasado 29 de junio. Finalmente, según ha comunicado la Consellería de Salud de la Generalitat de Cataluña en rueda de prensa, la toxina se ha localizado en uno de los dos botes de judías que consumieron los bomberos. En concreto, en un bote del lote L-146-16, envasado en La Rioja por la empresa Hermanos Cuevas S.A.

Los dos bomberos, al igual que sus siete compañeros, comieron una ensalada con judías y bacalao, además de otros ingredientes. Horas después de la comida ambos presentaron “malestar general, vómitos, visión doble, dificultad al hablar y fotofobia”, ha informado la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) a través de su página web. Nadie más, por el momento, ha referido sintomatología alguna. Los dos afectados siguen ingresados en estado grave.

Lotes retirados

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Joan Guix, ha señalado en la misma rueda de prensa que se reforzado el mecanismo de “vigilancia activa epidemiológica”, puesto que no es descartable que pudiera haber más botes de judías afectados. Por el momento, la agencia catalana ha ordenado la retirada de  31.248 botes de cristal de 400 gramos pertenecientes a los lotes L-146-16, L-155-16, L-166-16, L-160-16, L-127-16, L-120-16, L-082-16 y L-116-16 de las marcas Bonpreu, Condis, Ifa Eliges y Aldi.

En paralelo, la AECOSAN, a través de su Centro Nacional de Alimentación, ha confirmado que las analíticas no demuestran, por el momento, la presencia de la toxina botulínica en ningún otro producto. Próximos resultados deberán descartar cualquier riesgo.

En cuanto al bacalao afectado en la primera alerta, de las marcas Bon Preu y Royal, envasadas por Copesco & Sefrisa SA, han quedado finalmente fuera de sospecha, por lo que puede ser consumido sin problema.

Anomalía de calidad

Joan Guix ha señalado, asimismo, que deberán ser las autoridades sanitarias de La Rioja, lugar donde se envasaron los lotes afectados por la alerta sanitaria, las que deberán esclarecer definitivamente el origen del brote.

Por su parte, la empresa Hermanos Cuevas ha señalado que se había detectado una “anomalía de calidad” en uno de su lotes, ha informado la Agencia EFE. Ese lote fue “retirado y precintado”, por lo que no debería haber entrado en el circuito comercial. Su entrada está siendo ahora mismo investigada por la empresa, cuyos responsables no descartan “un error humano”.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro