El bisfenol A entra en retirada

Las grandes compañías limitan el uso de este compuesto en sus envases por su potencial riesgo carcinogénico
Bisfenol A

Será o no será un producto carcinogénico, pero las grandes empresas que utilizan el bisfenol A en sus envases plásticos han decidido que ya es hora de buscarle un sustituto. La acumulación de evidencias científicas en contra del bisfenol A (BPA), así como el creciente rechazo a productos que contienen este compuesto en su envasado, parecen los motivos principales.

La tendencia se inició durante el verano de 2015 con el anuncio de grandes productores de la retirada progresiva del BPA de botellas y latas de comida. Es el caso de ConAgra, Nesté, Heinz o General Mills. Ninguna de estas empresas, sin embargo, ha hecho públicos los nuevos compuestos que deben dar estabilidad al envasado con un coste equiparable al del BPA.

No existe todavía un estudio epidemiológico de suficiente magnitud como para asegurar que el BPA sea un producto inocuo, aunque sí numerosos estudios parciales que correlacionan la exposición a este compuesto con un mayor riesgo de cáncer de próstata y cáncer de origen hormonal en mujeres debido a su potencial como disruptor endocrino.

Las dudas que genera el BPA han llevado a la Unión Europea a prohibir su uso en biberones infantiles, al tiempo que aseguraba que no existe riesgo para la salud de los consumidores. Esta aparente contradicción se debe, según los expertos, a la falta de evidencia científica suficiente de que sea un producto tóxico o, lo que es lo mismo, de que sea efectivamente inocuo. Esta falta de evidencias es lo que está provocando que países como Francia autoricen su uso, mientras que Canadá considera el BPA una sustancia tóxica.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro