Drones para la agricultura

La agricultura de precisión gana adeptos para mejorar los sistemas de riego y abono en extensiones agrícolas de tamaño medio o pequeño
agricultura dron
Dron en cultivo de girasol | CSIC

Riegos más o menos intensos según el sector, poda selectiva de acuerdo con las necesidades de crecimiento o de producción o distribución de fertilizantes de acuerdo con sectores de cultivo o de plantación. Todas ellas son actuaciones frecuentes en extensiones agrícolas de diferente tamaño, pero especialmente en las grandes, donde el agricultor reparte sus tierras en varios tipos de cultivo o donde el terreno puede presentar variabilidad en recursos hídricos o minerales. Para mejorar su eficacia se topografía el terreno desde avionetas especializadas. Y desde hace poco, desde un dron especialmente equipado.

No es un recurso todavía accesible para las pequeñas plantaciones, pero sí que empieza a ser asequible para las de tamaño mediano, aquellas que superen las 10 hectáreas de extensión, según recogía en un reportaje reciente el periódico La Vanguardia. Para estas extensiones no solo es asequible sino que es rentable, señala el rotativo citando fuentes de HEMAV, empresa especializada en agricultura de precisión, un concepto que poco a poco se está introduciendo en España.

Mediante tecnologías de visión avanzadas, el dron puede captar imágenes a partir de las cuales parcelar un terreno de cultivo según sus características. De este modo, es posible intensificar zonas de regadío o de abono o decidir qué área debe podarse en el caso de frutales. La progresiva implementación de este tipo de servicios, así como las constantes mejoras tecnológicas y su abaratamiento, propiciarán que en un futuro próximo los pequeños agricultores puedan beneficiarse de su uso.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro