Cóctel de pesticidas en la fruta

Un análisis comparativo identifica 85 residuos de pesticidas en muestras de frutas de consumo habitual en Francia
pesticidas en frutas

A.R. | REDACCIÓN

Que la fruta es susceptible de contener trazas de pesticidas forma parte de lo esperable. Lo que tal vez no lo sea tanto es la cantidad en términos absolutos de una muestra suficientemente representativa. La organización de consumidores francesa Que Choisir ha querido verificar hasta que punto sus sospechas estaban fundamentadas. Y lo que ha encontrado es ni más ni menos que 85 sustancias químicas diferentes en una muestra de 150 tipos de fruta.

Las frutas pasaron por el laboratorio de análisis en busca de un total de 500 moléculas asociadas al uso de pesticidas. Básicamente, fruta de temporada cultivada en Francia así como productos importados de otros países como manzanas, peras, uvas y fresas. Los productos se seleccionaron aleatoriamente en grandes supermercados, tiendas de comestibles y tiendas especializadas en productos orgánicos. De acuerdo con los resultados de los análisis, al menos el 80% de la fruta contiene uno o más residuos de pesticidas. Por el contrario, todas las muestras libres de pesticidas eran de origen orgánico, salvo un único caso.

La exposición de la fruta a pesticidas y plaguicidas, detalla en su informe Que Choisir, es una de las principales razones por las que los consumidores prefieren productos orgánicos. Un estudio previo publicado en 2015, probablemente el mayor en su categoría, evidenció que los productos orgánicos reducen la exposición a sustancias químicas a aproximadamente la mitad con respecto a los productos convencionales. Pese a ello, la exposición se sitúa unas 500 veces por debajo de los los niveles de riesgo establecidos, según los resultados obtenidos.

Las pruebas encargadas por Que Choisir encontraron una media de entre cinco y siete moléculas en las muestras de fruta. Las uvas fueron las que peor resultado obtuvieron, con hasta 15 moléculas diferentes, seguidas de las fresas (14), peras (12) y manzanas (11).

El recuento final arrojó la cantidad de 85 sustancias químicas distintas, aunque en todos los casos, las concentraciones de los productos hallados se sitúa claramente por debajo de los límites establecidos tanto por la regulación europea como por la francesa.

En su mayor parte, los pesticidas identificados están autorizados tanto en Francia como en los principales países de origen, en este caso, Italia y España. No obstante, también aparecieron pesticidas no autorizados.

"Por supuesto, estamos hablando de muy pequeñas concentraciones”, señala en una nota publica Fabienne Maleysson, editor técnico de QueChoisir. "Sin embargo, estamos expuestos a ellas a lo largo de toda nuestra vida y no sabemos realmente cuáles son sus  consecuencias” a largo plazo. De todos modos, añade, es preferible seguir comiendo frutas y verduras aunque contengan cantidades detectables de pesticidas.

La solución pasaría, prosigue el editor técnico, por consumir productos orgánicos, algo que, admite, “no todo el mundo se puede permitir”. Pelar la fruta tras haberla lavado a conciencia, compensa en parte el riesgo de exposición a sustancias químicas, aspecto este último que es puesto en duda por un número notable de expertos.

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Futuro