La gastronomía gourmet se pone de moda

La alta cocina impulsa el consumo de productos comunes que se presentan con el sello de selectos
agua gourmet

Muy probablemente, son modas pasajeras que raramente van a instalarse como tendencia de consumo, pero la intención ahí está. Si hace un tiempo lo que abundó fue una oferta saturadísima de gin tonic con mil y una variedades, lo que ahora tenemos en las cartas de todo restaurante que se precie son panes, bebidas e incluso aguas minerales seleccionadas. ¿Moda o plus de calidad?

Lo del pan tiene cierta gracia e incluso tradición en restaurantes que no necesariamente son de postín. No en vano existe un sinfín de variedades que se logran empleando distintos tipos de cereales, técnicas de horneado y productos añadidos que confieren a cada variedad un olor, sabor y textura característicos. Hay quien ha ido más lejos y está proclamando el nacimiento de una nueva profesión, el “pannier”. Muy probablemente sea ésta una moda llegada para quedarse, como lo ha sido también el uso de variedades de aceite de oliva.

Lo del agua, en cambio, tiende más a artificio. Bien cierto es que hay variedades de agua y personas capaces de distinguir entre una más pesada u otra más ligera, pero de ahí a hablar de coctelería de aguas hay un largo trecho. Pero de haberlas, haylas y, como, la moda viene de Nueva York y Londres, con tiendas y coctelerías especializadas en todo tipo de aguas  procedentes de los lugares más ignotos. Algunas añaden a su catálogo variantes para cocina, como agua de mar, o utensilios para el hogar, como filtros, depuradoras o descontaminantes.

 

Comentarios

Añade un comentario

Para comentar tienes que estar registrado.
Registrate o si ya eres usuario

Biencocido